Ya metidos de lleno en sus casas, parece que la gente se percató de que el desabastecimiento no era tal, y lo que aumentó fue la venta de vino y cervezas: ya que había que estar en casa, al menos estar contentos. Cada semana saltaba la noticia de un nuevo producto ocupando el ranking de ventas: los manises y ganchitos (se supone que para acompañar las cervezas de la semana anterior), los tintes y productos de belleza (cuando el confinamiento empezó a hacer estragos en el físico)... Parece ser que el último producto estrella que consume la población es la levadura y la harina, ya que hay que estar en casa que sea aprovechando el tiempo, además de que una excelente manera de entretener a los niños.

Fotos de bizcochos, panes de todo tipo, roscos de diferentes sabores... inundan las redes sociales, en un afán de sus dueños de enseñar sus éxitos culinarios. Pues dicho esto, queremos aportar un granito de harina y compartir la receta del queque de chocolate que se come en casa y que, como no podría ser de otra forma, está "mu rico".

Cómo preparar un queque de chocolate con cerezas

Preparar un queque de chocolate con cerezas es muy fácil con esta receta. Su elaboración requiere de poco tiempo y los ingredientes necesarios para prepararlo son los siguientes: 120 gr. de chocolate fondant, 3 huevos, 200 gr. de azúcar, 200 ml. de nata líquida, 200 gr. de harina de esponja, 1 sobre de levadura y 75 gr. de cerezas.

En primer lugar, precalentamos el horno a 180º C. A continuación, ponemos a derretir el chocolate al baño María. Mientras se derrite, batimos en un bol los huevos y el azúcar hasta conseguir una mezcla homogénea. A continuación vertemos la nata y seguimos batiendo.

Luego vertemos en el bol el chocolate derretido y seguimos batiendo. Finalmente se añade la harina tamizada y la levadura y se continua batiendo hasta conseguir una masa homogénea.

La masa se vierte en un molde rectangular previamente forrado su interior con papel de aluminio. Las cerezas, una vez cortadas en trozos pequeños, se van depositando a lo largo de la superficie de la masa y se hunden ligeramente en ella hasta que dejen de verse.

El molde se deposita en el horno pre-calentado durante 40 minutos aproximadamente. Dejamos que se enfrie sobre la rejilla. Luego, una vez desmoldado, estará listo para "hincarle el diente".