Las condiciones climáticas siguen poniendo en jaque a Australia, que vive desde hace semanas un incendio que se extiende por todo el país. En plena catástrofe se ha viralizado un vídeo en el que se muestra a un perro y un koala compartiendo agua en la ola de calor que vive el territorio oceánico a causa de las llamas.

En la publicación que ha subido compartida por el vecino del dueño del perro se puede como el can deja que el pequeño koala se hidrate. Las redes sociales se han hecho eco de esto y ha viralizado este momento que ha llegado a millones de personas que destacan el gran corazón de los animales.

Críticas al gobierno australiano

El primer ministro de Australia, Scott Morrison, ha asegurado este domingo que el cambio climático está impactando en veranos más largos, cálidos y secos y ha insinuado la realización de posibles cambios políticos para reducir las emisiones contaminantes.

El presidente está siendo criticado duramente por su posición durante los fuegos que están arrasando el país, además de por irse de vacaciones a Hawai y por disminuir la importancia que el cambio climático ha tenido en estos hechos. Morrison ha admitido que podría haber actuado "mucho mejor en el terreno", en declaraciones a la cadena ABC. "Son ambientes emocionales y sensibles, los primeros ministros también somos de carne y hueso", ha indicado.

En este sentido, Morrison ha sostenido que ha sido una escalada de incendios "sin precedentes" y que la gente tiene "nuevas expectativas" sobre la actuación del Gobierno.

Estas afirmaciones se producen después de que miles de personas salieran a la calle en diferentes ciudades de Australia para protestar contra el Gobierno de Morrison y sus políticas medioambientales ante la terrible situación provocada en el país por los virulentos incendios forestales registrados durante los últimos meses.

Las protestas tuvieron lugar días después de que la Agencia de Meteorología del país señalara que Australia vivió en 2019 su año de mayor calor y sequía, algo que estaría relacionado con los incendios forestales.

Australia ha atravesado condiciones climáticas "extremas", con previsiones para el fin de semana que superaron los 40 grados centígrados y vientos de hasta 90 kilómetros por hora en muchas áreas rurales, situaciones que han dificultado la extinción de un fuego que ya ha devorado unos 10 millones de hectáreas en todo el país.