«Portela pactó la inscripción del CB Valladolid a cambio del voto favorable en la Asamblea», por elcapitaenciam

ARTÍCULO DE elcapitaenciam PUBLICADO EN EL BLOG «AL CONTRAATAQUE»

El último episodio del legado de Eduard Portela. Valladolid en el centro de la polémica. Las últimas semanas en la Calle Iradier se basaron en un sálvese quién pueda para mantener su posición de privilegio. Tras el despido de Alberto García Chapuli, Eduard Portela haría lo que hiciese falta para recuperar el poder perdido. La restauración de sus poderes para volver a ejercer de presidente ejecutivo. Con el apoyo de Real Madrid y de Valencia Basket. Portela organizando la cena donde se escenificó el Motín del Dos Torres. Por línea telefónica poniéndose de acuerdo con el resto de dirigentes para la redacción del manifestó donde se decretaba el despido de Albert Agustí, mantener a Alberto García Chapuli y atribuir a Portela todos los poderes ejecutivos. Doce clubes entre los que estaba presente el CB Valladolid, a través de Juan Vela presidente de la Fundación Baloncesto Valladolid. Los clubes desconocían el último episodio de Eduard Portela.

El CB Valladolid debía presentar ocho contratos firmados de jugadores profesionales más el del entrenador para antes de que finalizara el domingo 15 de Septiembre. No los tenían puesto que desconocían la normativa establecida en las normas de competición. La inscripción de un equipo en ACB se debe hacer con un mínimo de jugadores; de lo contrario todos los equipos firmarían a última hora los contratos para así ahorrarse la mensualidad del mes de Septiembre. Valladolid incumplía los requisitos mínimos para participar. Presentó los contratos de Antonio Porta, Sinanovic, Izquierdo más dos precontratos con otros jugadores más el contrato firmado de Ricard Casas. Los precontratos no son válidos para ser admitidos en la inscripción en ACB. La ACB a través de Esther Queraltó dio el visto bueno, órdenes de Eduard Portela.

Es conocida la relación amistosa de Eduard Portela con Javier León de la Riva alcalde de Valladolid. La semana pasada alcanzaron un pacto tanto en Presidente de la ACB como el propio alcalde. La ACB daba el visto bueno al CB Valladolid si Portela obtenía el voto favorable del club en la asamblea. Y así fue, la ACB admitió la inscripción del CB Valladolid incumpliendo las normas de competición y Juan Vela asistió a la cena del Motín del Dos Torres para posicionarse a favor de Eduard Portela. Favor por favor, un voto es un voto. Un voto que hubiese sido decisivo en la continuidad de Albert Agustí como Director General de la ACB. Un voto que haría que Eduard Portela fuese de nuevo Presidente Ejecutivo con todos los poderes. Un voto que no se debería contabilizar porque por normativa de competición el CB Valladolid no debía estar inscrito como club ACB ni presente en la Asamblea.

Portela ayer negó estos extremos en la Asamblea. Ya no engañaba a nadie. Se cruzaron reproches entre unos y otros acusando de mentir unos a otros. La orgía de sangre ya se mascaba a la hora de certificar La Matanza en la Calle Iradier. Nada más abrir la sala de reuniones Raúl López leyó el manifiesto, 12 equipos contra 6. Todo perdido hasta que Josean Querejeta y José Quintana les espetó “si queréis la unanimidad en el despido de Albert Agustí se debe despedir también a Chapuli y a Eduard Portela”. De los doce clubes que en la noche anterior habían conversado telefónicamente con Portela en la redacción del manifiesto comenzaron las divisiones. Unos estaban a favor de despedir a Portela y al final el manifiesto quedó diluido. Más cuando Albert Agustí en su discurso acusó a Portela de las llamadas a accionistas, ayuntamientos, instituciones locales, patrocinadores y personas influyentes de cada club para obtener el voto asambleario favorable a su restauración en la Calle Iradier. Al final todos vieron la oportunidad, la matanza ya era una realidad. Juan Vela el presidente del CB Valladolid callado en todo momento. Ni una palabra. El club había conseguido lo que se proponía, inscribir al equipo por lo civil o por lo penal. Y además para colmo Juan Vela fue elegido para negociar el finiquito de Albert Agustí. Un último episodio delirante, la herencia del Portelato.

elcapitaenciam (E l Contraataque)