Al pájaro se le conoce por la «cagada»

Lo de «matar al mensajero» -léase censurar al periodista en lugar de criticar el hecho- se estila mucho por estos lares. Quienes predican con este mal ejemplo no son capaces de reconocer el trabajo de investigación de quien saca a la luz un tema en cuestión, prefiriendo «castigar» al que publica la noticia, pues se interpreta que está haciendo daño a su equipo.

También hay quienes, siendo integrantes del colectivo periodístico, van un poco más lejos y, en lugar de reconocer que le han vuelto a pisar la noticia, optan por buscar la forma de desprestigiar al colega o de vender a sus oyentes que lo publicado es pura mentira.

EL DÍA publicó el jueves, en la sección «Tiros Libres», que el jugador José Ángel Antelo reclamaba cierta cantidad económica al Tenerife CB SAD. El rumor llegó a la Redacción y, de inmediato, comencé a trabajar la noticia. Llamé a Paco Simón, jefe de prensa de la entidad blanquiazul quien, con la amabilidad que le caracteriza, consultó con el consejo la información requerida y, horas después, me la hizo llegar.

Al día siguiente, un periodista, en un programa radiofónico, puso en antena a Antelo y le comentó que El Día había publicado que iba a demandar al Tenerife CB SAD, ¡Asombroso! La palabra RECLAMAR la cambió por DENUNCIAR. José Ángel, claramente engañado, dijo: No es cierto, Me han dicho que salió eso, escrito por Agustín, al que no conozco». El «compañero», crecido, reiteró: «Entonces no es cierto que vayas a DEMANDAR al Tenerife CB…» y se despidió de sus oyentes.

¿Conclusión que sacó el oyente? Agustín Arias se inventó la noticia.

De inmediato me pongo en contacto con José Ángel Antelo, remitiéndole, claro está, lo publicado en EL DÍA y en BASKETMANÍA. Y la respuesta fue la que me esperaba: «Me engañaron. Me llamaron y me dijeron que habías publicado que iba a demandar al Tenerife. Pero leyendo el artículo veo que no es así, que escribes que fue Richy Pinto quien demandó y que yo reclamaba una cantidad. Te pido disculpas si te sientes ofendido».

¿Es esto periodismo serio? ¿Es lógico que un periodista trate de tergiversar las cosas con el único objetivo de desprestigiar al colega que publicó la noticia? ¿Leyó en realidad el artículo de El Día o se vio influenciado por algún consejero que sigue demostrando su incompetencia como tal? Mi experiencia como redactor de deportes, siempre en esta Casa, me permite aconsejar a las nuevas generaciones de informadores que las noticias hay que buscarlas, trabajarlas, contrastarlas y luego publicarlas. Lo de leer o escuchar a la competencia para después hacer un programa es de mediocres. Como lo es el quedarse cómodamente sentado en la redacción esperando los comunicados de los clubes para pegarlos directamente en página.

Una vez me dijo un hombre del campo: «Al pájaro se le conoce por la cagada» Cuánta razón tenía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *