Mi modesto homenaje a Díaz Amador (q.e.p.d.)

El deporte del ciclismo acompañó a primeras horas de esta tarde a la familia de JOSÉ ANTONIO DÍAZ AMADOR (42 años), en el sepelio que tuvo lugar en el tanatoria de la autopista del Norte. Sus restos mortales recibieron poco después cristiana sepultura en el cementerio de Tacoronte, lugar de residencia del malogrado deportista.

Componente del cuerpo técnico del CC Oncedientes Masíntima El Sauzal, JOSÉ ANTONIO formó parte del pelotón tinerfeño desde los años 80. Le vimos lucir el maillot de los «diablos rojos», el histórico John Haig, en edad cadete y juvenil, también en el Bik Bok. Formó parte de la selección de Tenerife que participó en el Campeonato de España Cadete.

Sirvan estas líneas e imágenes del ayer de TOÑI como modesto homenaje a un buen deportista y mejor persona.

.

José Antonio junto a Hernández, seleccionados para el Nacional Cadete.

Con el John Haig. Toñi es el segundo, de pie, por la derecha, junto al director deportivo Carlos González. Detrás, con gafas, Amador.

En el Bik Bok, en el centro, junto a Fifi.

José Antonio, el primero de la izquierda con traje y corbata, con mitivo de la presentación oficial del Oncedeintes Alvemaca, en la temporada 2006

DESCANSA EN PAZ, QUERIDO TOÑI

2 thoughts on “Mi modesto homenaje a Díaz Amador (q.e.p.d.)

  • 02/02/2012 en 23:06
    Permalink

    Muchísimas gracias!!!!

  • 03/02/2012 en 11:29
    Permalink

    PARA ÁNGELES: Un beso muy fuerte y mucho ánimo. Conocí a Toni desde que empezó siendo un niño en esto del ciclismo y guardo de el la imagen de un buen deportista, de una persona educada y honesta, además de divertida y fiel a sus amigos. Y eso lo mamá desde chiquitito. Se nos fue un tío bueno. Dios lo tenga en su Gloria. Es difícil, en mi caso, pensar en el ciclismo, en la Vuelta, en aquellos años en los que fichó por el John Haig o cuando le hice la foto con em maillot de la selección de Tenerife y saber que ya no está con nosotros. Es la vida. Mucha fuerza, que él seguro que quiere que le estemos recordando con la ilusión y alegría que nos hacía llegar en vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *