El Rey de la Copa «ha muerto» ¡Viva la COPA!

.

Valencia Basket destrona a un campeón intermitente (78-82)

Tras un buen inicio del Barça, el equipo valenciano dominó el encuentro con una actuación destacada de Mike Tobey (16 puntos y cinco rebotes) y Bojan Dubljevic (13 puntos y seis rebotes).

Como se preveía, el billete para semifinales costaría un mundo y no se decidiría hasta la última jugada. El partido fue de alternativas, aunque los levantinos fueron más constantes y supieron manejarlo mejor guiados por Mike Tobey y Bojan Dubljevic, que acabaron con 16 y 13 puntos, respectivamente.

A base de triples, el Barça fue cimentando su dominio en el primer acto. Inauguró el marcador con el primero de la tarde Malcolm Delaney y luego un infalible Víctor Claver enchufó tres casi consecutivos que abrieron las primeras grietas de la tarde.

Los valencianos empezaron fríos en ataque y algo atropellados en sus acciones, lo que les tuvo sin anotar casi tres minutos, hasta que, paulatinamente, se fueron metiendo en faena a base de sacrificio atrás y mejor criterio ofensivo.

A esas alturas del choque llegó la primera pájara del equipo catalán y fue de las gordas. A tres minutos y medio del final del primer cuarto ganaba 18-12 y seis minutos después su ataque hacía aguas y perdía por 18-29 tras demasiado tiempo encadenando errores, lo que le costó un parcial en contra de 17-0.

Con los plomos fundidos en todos sus jugadores, Svetislav Pesic se vio obligado a parar el juego para reactivarlos, pero un tapón de Labeyrie y un nuevo triple de Alberto Abalde dejaron el parcial en 20-0 y terminaron de encender las alarmas en un incrédulo banquillo blaugrana (18-32, min 14).

Mientras el Valencia Basket jugaba a placer, su oponente sufría para sumar puntos. Nikola Mirotic, verdugo de los taronjas hace ocho días en Euroliga, no aparecía y los minutos pasaban sin que llegase la reacción del vigente campeón y líder de la ACB.

Pero cuando, con solo cinco puntos en seis minutos como escaso botín parecía que la tarde empezaba a nublarse para los jugadores de Pesic, reaccionaron a golpe de triples y se volvieron a meter en la batalla.

Así, llegó el cuarto de Claver, Mirotic estrenó su cuenta y Delaney culminó la remontada con el que empató a quince segundos del final de una primera parte con más acierto desde el perímetro que desde dentro en los dos bandos. La rápida respuesta de Doormekamp desde la esquina devolvió el mando a los suyos al descanso (38-41, min 20).

Un triple de Mirotic devolvió a los azulgranas, muchos minutos después, el dominio en el marcador nada más arrancar el tercer capítulo de lo que ya apuntaba a convertirse en una película de suspense con intriga hasta los instantes finales.

La aparición de la estrella montenegrina con pasaporte español fue la mejor noticia para el equipo catalán, aunque enfrente se encontró con otro coloso. Bojan Dubljevic tiró de experiencia y se echó a su equipo a la espalda.

Llegó entonces un nuevo apagón blaugrana. El aro se les cerró y estuvieron varios minutos fuera del partido. Los de Jaume Ponsarnau no lo desaprovecharon y, con un 0-12 que coincidió con el final del tercer acto, llegaron a los diez últimos minutos con su sueño de semifinales al alcance de la mano (52-64).

Aunque lo intentaba, el campeón solo lograba acercarse con fogonazos, como ocurrió con el quinto triple de Claver, pero la falta de fluidez en su juego le impedía meter el miedo en el cuerpo a un rival que solo cedió tres de sus doce puntos en los primeros cuatro minutos del acto decisivo.

Tobey fue entonces el principal argumento valenciano para creer en el triunfo. Sus rebotes y puntos bajo el aro mantenían un cómodo colchón para afrontar el final del choque (63-74, min 36).

Los intentos a la desesperada apretaron algo el marcador, y una falta antideportiva de Doornekamp retrasó la euforia valenciana ya que el Barça se puso a cuatro a 22 segundos. Colom solo pudo anotar un tiro libre en la siguiente jugada y Adam Hanga, desde la esquina metió el miedo en el cuerpo al poner a los suyos a dos.

Pero la suerte estaba echada y el Valencia Basket luchará el sábado por un billete en la gran final. El campeón se vuelve para casa a las primeras de cambio.

acb Photo

© acb Photo

78 – Barça (18+20+14+26): Delaney (10), Higgins (10), Claver (15), Mirotic (25) y Tomic (6) -cinco titular-, Davies (5), Hanga (3), Abrines (2), Oriola (2) y Kuric (-).

82 – Valencia Basket (19+22+23+18): Vives (5), San Emeterio (8), Sastre (2), Dubljevic (13) y Ndour (6) -quinteto inicial- Colom (9), Abalde (9), Labeyrie (2), Tobey (16) y Doornekamp (12).

Árbitros: Emilio Pérez Pizarro, Carlos Cortés Rey, Luis Miguel Castillo. Sin eliminados.

Incidencias: Primer partido de cuartos de final de la Copa del Rey disputado en el Martín Carpena de Málaga ante 9.857 espectadores. Se guardaron 24 segundos de silencio en memoria de los exjugadores Kobe Bryant y Robert Archibald, recientemente fallecidos.

Un inspirado Sergio Llull acaba con las ilusiones de Bilbao Basket

El Real Madrid se impusó al equipo bilbaíno gracias a un tercer cuarto donde se escapó en el marcado bajo la dirección de Campazzo (nueve asistencias), el dominio reboteador de Tavares (14 rebotes) y una determinante actuación final de Llull (19 puntos)

Sergio Llull recuperó su mejor versión en el estreno madridista en la Copa del Rey de Málaga y, con su acierto en el último cuarto, destrozó las ilusiones de un RETAbet Bilbao Basket que peleó a lo grande y dejó una gran imagen en su regreso a la competición (93-83).

Tras tres cuartos igualados, el base balear volvió a lo grande, con doce puntos en el último acto, incluidos tres triples que llegaron cuando su equipo más lo necesitaba y que pusieron fin a muchos minutos de resistencia numantina de los jugadores que entrena Álex Mumbrú.

Desde el salto inicial, dos batallas acapararon todo el protagonismo. Edy Tavares y Ondrej Balvin luchaban por cada balón en la pintura mientras que Anthony Randolph y Jonathan Rouselle se retaban en un duelo anotador que mantenía la igualdad.

El gigante caboverdiano terminó imponiendo su envergadura y, con doce puntos y catorce rebotes, contribuyó decisivamente al triunfo final, aunque Balvin no se quedó atrás y también terminó con dobles figuras (12+12).

No había ni un dominador claro ni en el juego ni en el marcador. Cada canasta era respondida de inmediato y un palmeo final de Tavares a un lanzamiento de Llull decantó la balanza a favor de los de Pablo Laso tras unos diez primeros minutos de alternativas e intriga (23-21).

Mientras que el argentino Gabriel Deck secaba a Axel Rouselle y aportaba puntos, Llull y Fabien Causeur empezaban a producir, pero enfrente tenían a un grupo que peleaba cada acción y se mantenía muy vivo en la eliminatoria.

Al descanso se llegó tras dieciséis cambios de liderazgo y ocho empates y con ventajas que no pasaron de los seis puntos, lo que dejó el partido en un puño tras veinte minutos intensos de buen baloncesto (50-47, min 20).

Un pequeño estirón del Real Madrid le puso siete arriba por primera vez a los tres minutos de la reanudación, aunque fue un espejismo porque, con un par de destellos, los jugadores de Álex Mumbrú se volvieron a poner a tiro.

La conexión argentina Campazzo-Deck acaparaba protagonismo en ataque y, poco a poco, fue consolidando un cómodo colchón que sabía a gloria tras más de veinte minutos de asedio bilbaíno (64-55, min 25).

Boutelle no lograba despegarse de la sombra de Deck y no tenía su mejor tarde y a sus compañeros empezaron a fallarles las fuerzas a medida que pasaban los minutos. Para colmo de males, Campazzo y Deck seguían haciendo de las suyas y, tras un parcial de 13-0, el partido empezó a tomar color madridista.

A los últimos diez minutos se llegó con una renta de diez puntosa favor de los hombres de Pablo Laso (73-63). Al verse contra las cuerdas, el RETAbet Bilbao Basket metió una marcha más a su juego y fue recortando hasta ponerse otra vez a cinco, lo que volvió a encender el Martín Carpena.

Sergio Llull apagó la euforia con un triple retador desde la esquina, al que siguió poco después otro frontal con tiro adicional incluido que celebró como en los grandes momentos. El balear volvía por sus fueros y un tercer acierto suyo desde el perímetro terminó por quebrar la resistencia bilbaína.

El equipo vasco siguió intentándolo y pudo ponerse a cinco de nuevo a un minuto del final, pero un fallo bajo canasta de Rafa Martínez acabó con las fuerzas de un grupo que peleó hasta el final y acabó sucumbiendo ante la renovada fuerza de un renacido Llull.

93 – Real Madrid (23+27+23+20): Campazzo (13), Carroll (7), Deck (16), Randolph (9) y Tavares (12) -quinteto titular- Causeur (10), Fernández (3), Llull (19), Mickey (2) y Taylor (2).

83 – RETAbet Bilbao Basket (21+26+16+20): Martínez (7), Rouselle (16), Bouteille (13), Sulejmanovic (8) y Balvin (12) -cinco inicial- Rodríguez (7), Schreiner (-), Rigo (-), Cruz (-), Lammers (7) Tyler Haws (-) y Kulboka (13)

Árbitros: Carlos Peruga, Fernando Calatrava y Juan de Dios Oyón. Sin eliminados.

Incidencias: Segundo partido de cuartos de final de la Copa del Rey disputado en el Martín Carpena de Málaga ante 10.070 espectadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *