Hoy se cumplen 30 años del adiós de Fernando Martín

.

Hoy 3 de diciembre de 2019 se cumplen 30 años del trágico fallecimiento de Fernando Martín, uno de los mejores jugadores del baloncesto español, y sin duda el más histórico por su salto a la NBA.

Y tras tres décadas de recuerdos, en los próximos meses su figura será una de las grandes protagonistas de la primera ceremonia de ingreso en el Hall of Fame de la FEB y el diario As, para el cual hace apenas unos días fue elegido por unanimidad.

COMUNICACIÓN FEB

El 3 de diciembre de 1989 es una de las fechas más tristemente recordadas de la historia del baloncesto español. Fue un domingo, y a primera hora de la tarde empezaron a circular los rumores que apenas unas horas después confirmarían la trágica noticia: el fallecido en el aparatoso accidente ocurrido en la M-30, a su entrada en Madrid, era Fernando Martín.

El jugador madrileño tenía 27 años de edad y había vuelto a fichar por el Real Madrid tras su histórica experiencia en la NBA con la camiseta de los Portland Trail Blazers. Aquel domingo, su equipo recibía al CAI Zaragoza pero él no iba a jugar por estar lesionado. Y en su desplazamiento hacia el Palacio de los Deportes para estar junto a sus compañeros, su coche perdió el control, se llevó por delante seis árboles, destrozó cinco metros de petril, invadió la calzada de sentido contrario y se de frente contra otro automóvil que circulaba por ella. Su muerte fue instantánea.

De esto hace hoy 30 años, y tras tres décadas de recuerdos, en los próximos meses su figura será una de las grandes protagonistas de la primera ceremonia de ingreso en el Hall of Fame de la FEB y el diario As, para el cual hace apenas unos días fue elegido por unanimidad.

La confirmación oficial de su fallecimiento supuso una impresionante conmoción en el mundo del baloncesto y del deporte, tanto español como mundial. No en vano Fernando Martín era uno de los mejores jugadores de la historia del baloncesto español, pero sobre todo, además, había hecho historia con su elección en el draft de la NBA y su contrato con los Blazers, en una época en la que para un jugador europeo, el baloncesto profesional estadounidense era prácticamente inalcanzable.

Dos días después, el acto de su sepelio se convirtió en una despedida tan dolorosa como multitudinaria. Acudieron representantes de todos los clubs e instituciones, y al pívot del FC Barcelona con el que tantas batallas deportivas había librado en la pista, Audie Norris, se le vio llorar como un niño.

Lógicamente, aquel partido contra el CAI no se llegó a jugar, y los jugadores del Real Madrid se trasladaron absolutamente rotos al Hospital Ramón y Cajal, donde no pudieron más que ver confirmada la trágica noticia. Su camiseta blanca con el dorsal número 10 fue la primera camiseta retirada de la historia del baloncesto español.

Además de hacer historia en la NBA –el primer jugador español en el draft, el primer jugador español en la competición, el segundo jugador no formado en USA contratado por una franquicia-, en su corta pero exitosa trayectoria deportiva formó parte de la Selección que conquistó la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de 1984 en Los Angeles, y también de la que ganó la plata europea un año antes de Nantes. Fue elegido por los New Jersey Nets en el draft de 1985 pero aplazó su salto a Estados Unidos para poder jugar el Mundial de 1986 en España, ya que en aquella época los jugadores que eran o habían sido profesionales no podían ser alineados en las selecciones nacionales FIBA.

Fue una estrella del baloncesto pero lo pudo haber sido del balonmano. Su debut en la Liga lo vivió con la camiseta del Estudiantes, al que hizo subcampeón en 1981 antes de fichar por el Real Madrid y al tiempo que Antonio Díaz Miguel le convocaba para la Selección: fue internacional absoluto en 72 partidos, y con anterioridad lo había sido como juvenil, categoría en la que fue subcampeón de Europa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *