Elfidio Alonso recibió el reconocimiento del XVIII Torneo Salvador Lecuona

.

Elfidio Alonso Quintero, nacio en La Laguna en el año 1935, toda una leyenda en el mundo del baloncesto, la cultura y el periodismo, fue protagonista del más que merecido homenaje que el rindió la amplia familia del Torneo Salvador Lecuona de Tenis al conceder el Premio Leyenda 2019.

El entretenido acto, celebrado este mediodía en las canchas del complejo tenístico que lleva el nombre del mítico jugador Salvador Lecuona, congregó a numerosas personas vinculadas al torneo, que celebró su XXVIII edición.

Alonso mostrando la distinción recibida de manos de Jorge Lecuona, también jugador de baloncesto

A sus 84 años, acompañado de su inseparable esposa, Alonso recibió la distinción de manos de Jorge Lecuona, alma mater del torneo en memoria de su padre. En su intervención habló de su etapa de jugador del CB Canarias, habiendo sido también del RC Náutico, «cuando reforcé al equipo de cara al ascenso a la máxima categoría, el primero que se logró para Tenerife», añadiendo «también jugué en el Hernán Imperio, cuando el equipo capitalino disputó también otra fase de ascenso a la élite nacional, lo que no se consiguió«, indicó.

.lfidio Alonso y su esposa departiendo con la tenista María Eugenia Pérez y un servidor

Agradeció al Torneo «que se hayan acordado de mi persona» y recordó que «tuve el placer de conocer personalmente a Salvador Lecuona en mi etapa en el Náutico, cuando él entrenaba en las canchas de tenis del club. Era un ejemplar deportista y una extraordinaria persona«, puntualizó Elfidio Alonso.

.

Fernando Villamandos, otro hombre del Baloncesto

El ex jugador y ex entrenador de basket Fernando Villamandos ya sabe lo que es participar del Torneo Salvador Lecuona, pues primero fueron sus hijas Rakel y Beatriz Villamandos las distinguidas por sus títulos nacionales y mundiales de Tenis para personas Sordas, y posteriormente acompañó a su padre, periodista de baloncesto, cuando se le concedió el Premio Leyenda y que recogió personalmente.

En esta ocasión la presencia de Villamandos estaba justificada por su estrecha vinculación con la Fundación Canarias para Personas con Sordera (FUNCASOR), siendo uno de los fundadores en el año 1992. El Torneo Salvador Lecuona premió a la fundación por su encomiable labor, haciendo que más de 40 personas con sordera tengan trabajo en FUNCASOR como jardineros.

Estuvo acompañado por miembros de este colectivo sin ánimo de lucro, contando en el acto de entrega con la participación de Aura y Alejandro, intérpretes de lenguaje de sordos.

«En nombre de FUNCASOR muchas gracias por este reconocimiento. La labor que se hace en la Fundación es elogiable, pues ayuda a tener un trabajo a un amplio número de jóvenes y mayores que tienen sordera», indicó, ofreciendo los servicios a quienes estén interesados o tengan algún miembro de la familia con sordera.

Intervención de Rafael Pérez, director del CEIP Froilán Hernández González, de Granadilla

Una tercera distinción, clásica en las ediciones del Torneo Salvador Lecuona, fue para el CEIP Froilán Hernández González, de Granadilla, que recibió un cheque por valor de 1.500 euros para la compra de material deportivo para el centro docente. Su director, Rafael Pérez, agradeció el detalle del torneo para con el CEIP, «pues con el material deportivo que dispondremos los chicos y chicas podrán realizar numerosas actividades», indicó.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *