Sergio Rodríguez versus Fran Guerra, dos canarios en busca de la final

.

Ourense-Iberojet Palma y Bilbao-Melilla, en la FINAL FOUR de Bilbao

Si bien el tinerfeño Sergio Rodríguez lleva un tiempito esperando con su equipo conocer al rival de semifinales de la FINAL FOUR de la LEB-Oro, al establecer un rotundo 3-0 en la eliminatoria con el Oviedo, el grancanario, con ficha del CB Canarias, Fran Guerra, consiguió anoche, con su equipo el Iberojet Palma, el pasaporte para Bilbao. Ambos equipos, ambos canarios, protagonizarán un encuentro que se presume apasionante y que colocará a uno de ellos en la gran final, cuyo premio será el ascenso a la Liga Endesa 19/20. En esa final del día 2 de junio estará el que salga airoso del choque entre el anfitrión, Bilbao Basket, y el Melilla Baloncesto.

,FRAN GUERRA JUNTO A LA PERCUSIÓN DE LA PEÑA MALLORQUINA

Así se vivió en Mallorca la clasificación del Iberojet de Fran Guerra

crónica de J. Almendro (DIARIO DE MALLORCA)

Dicen que todo esfuerzo tiene su recompensa y que cuanto mayor dificultad presenta el reto, el premio se saborea el doble. Así, lo demostró ayer el Iberojet Palma tras vencer por un ajustado 76 a 75 a un Covirán Granada que ha puesto su mayor resistencia para alargar lo máximo posible una eliminatoria que quedará en el recuerdo por la extrema igualdad y, sobre todo, por el triunfo histórico que supone la victoria de los verdinegros para el baloncesto mallorquín. Por primera vez, un club de la isla logra superar la primera ronda de play-off de la LEB Oro.

De este modo, el Iberojet Palma obtiene su billete para disputar el primer fin de semana de junio la ‘Final Four’ de ascenso a la ACB que se disputará en Bilbao. El conjunto mallorquín se enfrentará en el choque de semifinales ante el Ourense, que de forma sorprendente consiguió barrer 0 a 3 al Oviedo. El conjunto mallorquín ya ha conseguido superar en los dos encuentros a los gallegos, 77 a 72 y 54 a 66.

Una buena puesta en escena al empezar el quinto y definitvo partido permitió a los locales firmar un parcial de 7 a 0 con un público entregado. La pareja nazarí Rodríguez Iriarte levantaron desde el perímetro a un Covirán Granada que se adelantó en el minuto cinco, 12 a 13. La rápida entrada en bonus era un hándicap a la hora de defender para los mallorquines pero la aparición de Barber permitió acabar el encuentro con el marcador empatado, 22 a 22.

Los visitantes combinaron una serie de buenos ataques y buenas defensas sobre los bloqueos de los mallorquines que les concedía una ventaja de seis puntos. Una exhibición de fuerza y personalidad del Iberojet permitió firmar un parcial de 9 a 0. Sin embargo, dos acciones consecutivas del Granada devolvieron la igualdad al marcador, 37 a 37. Además, ambos equipos también llegaron al descanso empatados en el apartado reboteador, un aspecto que ha decidido todos los encuentros.

Tras el descanso, la defensa se anteponía al ataque y el Iberojet perdía en esa batalla. De nuevo, el conjunto mallorquín entraba en bonus a los cuatro minutos del cuarto, así como ocurrió en el primer parcial. Guerra se marchaba al banquillo con su tercera personal, pero los minutos de desconcierto de los nazaríes también cargaba de faltas a Rubio Olmos con tres y cuatro. En estos instantes, el Iberojet tomó la delantera con su máxima ventaja, 55 a 46. Las segundas oportunidades permitieron recortar distancias a los andaluces, 58 a 54.

Hernández y Barber

Con todo por decidir, Hernández y Barber tomaban de nuevo el liderazgo para salir del paso, 67 a 59. Pero dos triples consecutivos del Granada aguaban la fiesta verdinegra. La defensa zonal 2-3 del Granada ponía en problemas el ataque de los locales, que no encontraban a Guerra en la pintura.

Un triple de Barac daba aire, 74 a 69, a un Iberojet que se iba a quedar sin Guerra, eliminado por faltas a un minuto y 44 segundos del final del partido, que fue de infarto por la gran igualdad en el electrónico. Con el 76 a 73, el Granada tuvo tres ocasiones para anotar un triple e ir a la prórroga, pero sólo pudieron anotar dos puntos, 76 a 75 a falta de tres segundos, y la victoria se quedó en Palma entre la locura colectiva.

Con el billete en mano para disputar la ‘Final Four’ en Bilbao, la afición mallorquina despidió al equipo con la máxima ovación. Ahora, toca recuperar a los jugadores físicamente para llegar frescos a la próxima cita y preparar el encuentro de semifinales ante el Ourense porque el sueño verdinegro continúa con vida. Ahora tan solo quedan dos victorias para alcanzar la gloria, el ascenso a la ACB.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *