Arranca hoy en «Los Guindos» la lucha de cuatro por una plaza en LF-2

.

La prensa malagueña no le da opción de ascenso al Adareva Tenerife y considera que el mismo se decidirá en el Unicaja-Estepona del domingo

JOSÉ MANUEL OLÍAS (MÁLAGA HOY)

Hay una distensión comedida en Los Guindos tras uno de los entrenamientos de la semana más importante del año. Invictas tras 28 partidos oficiales, la fase de ascenso a Liga Femenina 2 arranca este viernes en la casa del Unicaja. Hay dos equipos malagueños, el propio Unicaja y el CAB Estepona, con serias opciones de ocupar el hueco que dejó el Asisa Alhaurín de la Torre en la categoría de plata del baloncesto patrio. Las alhaurinas subieron, precisamente, en Los Guindos, donde se reparte este año un billete en un torneo de vértigo, en menos de 72 horas se resuelve con tres partidos. Además, el Adareva canaria y el Beiman de Sevilla. Las hispalenses parecen partir, de acuerdo a los resultados de la temporada, más abajo en opciones, pero se merecen todo el respeto.

Desde el club cajista se dejó claro que no se quieren forzar los tiempos, peor se ha reforzado el equipo con el único objetivo de subir, con la adición en los dos últimos meses de la americana Angel Robinson para dar más empaque a una rotación jovencísima. Se le dio calidad y experiencia con las llegadas en verano de Gema García, seguramente la mejor jugadora malagueña de la historia, Vero Matoso, Noelia Masia y Claudia Alonso, todas con experiencia en Liga Femenina 2. Ello acrecentó las diferencias que ya existieron la pasada temporada regular con los demás equipos. La rutina cada fin de semana ha sido ganar por 70, 80 o 100 puntos de diferencia, alguna vez contada por 30 o 40. Es difícil sostener esa motivación competitiva. Pero ya se está en el aquí y en el ahora, la Hora H.

Para mantener la competitividad se ha entrenado a alto nivel. Confiesan las jugadoras con experiencia en LF2 que nunca lo hicieron igual. Y se han jugado partidos amistosos contra equipos masculinos de cantera y se ha viajado a Almería y Granada para duelos contra los equipos de categoría superior. “Hemos jugado contra el infantil de Manolo Bazán y los dos cadetes de la EBG, sobre todo el de segundo año. Hemos jugado tres partidos y ganamos dos y uno vencimos en la prórroga. Nos han ayudado bastante. Esos partidos les sirven a ellas y también a nosotras para competir. Con Granada perdimos ajustadas y con Almería ganamos uno y perdimos otro. Sabemos que el trabajo está hecho, como cuando llegas al examen y estudiaste. Que los nervios nos respeten y lo hagamos bien”, dice Lorena Aranda, entrenadora del equipo.

Hay cierta tranquilidad después del test de la semana previa en Estepona. Se jugó el partido más exigente de la temporada hasta ahora y se ganó, si bien se recalca el poderío del club esteponero. “Llegamos muy bien después de la Final Four en Estepona, venimos con la moral un poco más alta y con ganas de hacerlo igual o mejor en nuestra casa. La temporada ha sido atípica, porque mantener la tensión cuando eres superior a los rivales, así formamos el equipo, no era fácil. Ha sido en los entrenamientos, muy duros, cuando más se intentó. Era difícil mantener la concentración. Las cinco que salen de inicio empiezan 0-0. Pero si entras ya con 15 arriba a los cinco minutos, es más complicada la concentración”, relata Peque, como le conoce todo el mundillo del baloncesto.

“A mí me gusta el equipo de Sevilla, mezcla la juventud con veteranía de allí y con gente del resto de Andalucía”, habla Aranda sobre el primer rival, este viernes (21:00 horas): “Es un juego muy alegre y trabajado, me recuerda al equipo nuestro del año pasado, con Rochi por dentro en vez de Marta. Son muy descaradas, con brío… Igual le falta esa rotación interior”.

Analiza Aranda también al resto de los rivales. “El Estepona es físicamente muy duro, tienen claro quién debe jugarse la bola, van como bestias al rebote ofensivo.Hay pocos vídeos del Adareva, pero sabemos que tiene un quinteto muy físico, más aún quizá que Estepona. Quizá en la rotación puede bajar ese nivel físico. Son niñas de altura y envergadura, tienen muchas segundas opciones de tiro”, relata.

En poco más de 60 horas, tres partidos de máxima intensidad. “Gracias a Dios contamos con Ale Balle [fisioterapeuta], con Enri [Salinas] y José Cervi[preparadores físicos], intentaremos controlar cargas. Hicimos un plan específico esta semana con Enri. La experiencia del año pasado es muy válida. Habíamos vivido otras fases de ascenso antes, pero las niñas eran muchas juniors, con el pabellón lleno, mucha gente de otros equipos… Cuentan ya con eso en su haber. Nos sirvió y de las derrotas se aprende más que de las derrotas. Y aprendimos mucho de ese día”, asegura la entrenadora cajista.

En este proyecto la cantera es básica. Se alude a la ilusionante generación cadete que este domingo comienza el Campeonato de España y que tiene al grueso del equipo infantil que el año pasado quedó campeón de España. Pero hay ya jugadoras muy importantes en la rotación de la casa. “Empezaron muy dubitativas. Paula[Tello] tiene a Gema al lado, nunca se había llegado a topar con alguien así. Pero está rindiendo muy bien, da minutos de calidad de descanso a Gema. Irene [Viruel], que estuvo lesionada con el cruzado el año pasado, jugó en Estepona muy bien, hizo un segundo tiempo espectacular. Marta Ortega da tranquilidad jugando al lado de Gema. Tiene detalles de calidad. También han crecido, en Alhaurín y Los Guindos el año pasado, en la fase final de Primera Nacional y la de ascenso, estaban blancas. Para Ana Jiménez también es su primera fase de ascenso, está en órbita de selección española de su edad, y tiene en su misma posición a Angel Robinson”, cuenta Aranda sobre la progresión de las jóvenes malagueñas.

El refuerzo de Robinson, alero americana, ha redondeado la plantilla y Peque está muy satisfecha con su integración: “Por lo que me dicen Gema y Vero, que han tratado con más jugadoras americanas, es la mejor con la que han coincidido en comportamiento e integración que han tenido. Se suelta con alguna frase en español, tenemos que mejorar el inglés el resto… Como jugadora nos da mucha tranquilidad y abre también la responsabilidad, no sólo se carga en Gema y Vero, hay otra jugadora más que obliga a las rivales a estar pendiente”.

La sesión intensiva de baloncesto femenino comienza en Los Guindos desde las 19:00 horas, con un duelo de máximo nivel: Estepona-Adareva. Después se sigue con el teóricamente más desequilibrado Unicaja-Beiman Sevilla. Para el sábado queda el Unicaja-Adareva (18:30 horas) antes del Beiman Sevilla Estepona (20:30 horas). Y el domingo, la traca final, con el Adareva-Beiman Sevilla (10:00) y, es de esperar, el partido decisivo para el ascenso para los dos equipos malagueños (12:00). En Los Guindos se reparte un billete para la categoría de plata del baloncesto femenino. Un lugar al que Málaga regresó el año pasado después de más de una década tras el ascenso del Alhaurín pero que ha vuelto a quedar huérfano. Unicaja y Estepona pelean por rellenar ese hueco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *