El Madrid maniató a Laprovittola y se metió en las final

.

El Real Madrid se clasificó para la final de la Copa del Rey, cita a la que acudirá por sexta vez de forma consecutiva, tras vencer al Divina Seguros Joventut por 93-81, en un partido que dominó con claridad maniatando al argentino Nicolás Laprovittola.

Primero fue Fabien Causeur, después Jeff Taylor y también Facundo Campazzo, Sergio Llull y Jaycee Carroll, los que se encargaron de secar y agotar físicamente al base verdinegro.

Esto, unido al gran partido del mexicano Gustavo Ayón y del argentino Gabriel Deck y al dominio del rebote, fue suficiente para que el Real Madrid ganara sin demasiados apuros.

Nicolás Laprovittola salió a jugar con una pegatina, algo que ya sabían todos los aficionados al baloncesto. Y esa pegatina fue, en primera instancia, Causeur.

Después de la descomunal actuación en cuartos de final del base argentino estaba claro que el Real Madrid tendría una especial atención con él.

Frenado, al menos en su efectividad -2 puntos al final del primer cuarto- Laprovittola, el Joventut tuvo que tirar de los puntos de Marko Todorovic para mantenerse en el marcador y en el partido.

El hispano-mexicano Gustavo Ayón volvió a demostrar su buen hacer en los tableros y fue el que sentó las bases de la victoria parcial del Real Madrid, 26-18, al final de los primeros diez minutos. El Madrid también dominó en rebotes, 14-5.

En el segundo cuarto fue el turno de Jeff Taylor, el turno de hacer de sombra de Laprovittola, y el de las rotaciones. Walter Tavares se hizo el amo de los rebotes, Sergio Llull anotó una de las 5 ‘mandarinas’ que lanzó y el Real Madrid se fue a los vestuarios con una decena de puntos de ventaja, 48-38.

El equipo verdinegro puso toda la ilusión del mundo en el partido y sólo los cuatro triples que consiguió anotar en este periodo le salvaron de la debacle. Porque además del marcador, el 26-12 en rebotes para los madridistas hacían difícil la explicación del 48-38. Laprovittola anotó 5 puntos al descanso.

En el tercer acto fue el turno de Jaycee Carroll y de Facundo Campazzo, el turno de defender al base sudamericano, siempre con las ayudas del resto del equipo.

Pese a todo, la Penya consiguió mantenerse firme e incluso recortar diferencias, 54-48 (m.24.15). Pero, igual que ocurrió en el primer cuarto, el Madrid reaccionó de inmediato para endosar un parcial de 8-0 en un minuto, ‘mandarina’ de Llull incluía.

El parcial se agrandó hasta un 12-0, 66-48 (m.28), personal antideportiva incluida de Laprovittola, que poco después cometió su cuarta falta, producto del agotamiento físico.

Así las cosas, el tercer cuarto finalizó con un 71-52 que prácticamente dejó a un paso al Real Madrid de la final.

En los últimos diez minutos, el equipo blanco se relajó inicialmente y el Joventut se acercó, 76-63 (m.32.30) gracias a los puntos de Conor Morgan, pero la experiencia del equipo de Pablo Laso le permitió cerrar el partido sin agobios, por 93-81, y clasificarse para su sexta final de Copa del Rey consecutiva.


93 – Real Madrid (26+22+23+22): Causeur (2), Randolph (15), Campazzo (16), Ayón (16) y Deck (11) -equipo inicial-, Rudy (3), Llull (8), Reyes (5), Carroll (5), Tavares (4) y Taylor (8).

81 – Divina Seguros Joventut (18+20+14+29): López-Aróstegui (4), Laprovittola (14), Todorovic (14), Harangody (13) y Ventura (12) -equipo inicial-, Dimitrijevic (4), Morgan (20), Delia, Nogués y Mathias.

Árbitros: Daniel Hierrezuelo, Benjamín Jiménez y Fernando Calatrava. Sin eliminados.

Incidencias: Segunda semifinal de la Copa del Rey disputada en el Palacio de Deportes (WiZink Center) de Madrid ante unos 11.000 espectadores.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *