Hasta siempre, José Antonio Hidalgo

.ESE DÍA, CUANDO CUMPLISTE LOS 70, LO PASASTE GENIAL. ME QUEDO CON ESTE MOMENTO

Verano triste para el baloncesto tinerfeño ya que dos hombres estrechamente vinculados a nuestro deporte nos han dejado. Si en julio lloramos la sensible pérdida del expresidente y cofundador del CB San Isidro de La Orotava, un empresario ejemplar que ayudó a todos los clubes de la zona que le solicitaban colaboración, hoy tenemos que lamentar el adiós de un nauta de pro, José Antonio Hidalgo, cariñosamente conocido con el apelativo de «El Godo».

Llegó a Tenerife de Madrid, su tierra natal, donde llegó a formar parte del Real Madrid de fútbol, en sus equipos de base y Tercera División, de lo que presumía con su legión de amigos. Y como es costumbre, quien llega a la Isla termina enamorándose; no solo de los encantos de la tierra que tanto defendió sino de Josefina Soriano, quien se convirtió en su esposa, matrimonio del que nacieron Marta y «Pichi» Hidalgo Soriano, él siendo un destacado jugador, con presencia en equipos de nivel profesional.

Se nos fue «El Godo» a los 77 años, consecuencia de un infarto, dejando dolor en la familia y amigos.

José Antonio había permanecido vinculado a la sección de baloncesto del RC Náutico de Tenerife desde la década de los setenta, ocupando distintos cargos y aportando su facilidad para ganarse a la gente. Lo conocí siendo delegado del primer equipo nauta (en la foto con el plantel dirigido por Felipe Coello). Ejerció de relaciones públicas y atendía con exquisita generosidad, y amistad, a los periodistas que cubríamos la información (Pitti, Grandoso, Senante, Chijeb, Imbello, Paco Pérez, Acacio Labrador, un servidor…).

Me acuerdo, querido José Antonio, aquel partido entre Náutico y Canarias, cuando en el descanso la Peña El Chicharro señaló al palco de prensa y entonó el cántico: «¡Arias, no queremos periodistas del Canarias!». En ese instante subiste y me dijiste: «No pasa nada Agustín; al final del partido te quedas sentado y yo le digo a una pareja de la Policía Armada que te acompañe a la salida». DETALLAZO que siempre recordaré. No pasó nada, ya que Mancho, presidente de la peña, hizo que todo quedara en ese grito nauta.

En la década de los 80, cuando se creó la ACB, el Náutico fue, junto al CB Canarias, clubes fundadores, siendo Hidalgo el que estaba al frente de «La Marea», asistiendo a las reuniones de Barcelona y participando de los actos como socio-fundador.

Su pasión encontró un respaldo con la dedicación de su hijo Pichi Hidalgo al baloncesto. Se convirtió en padre y consejero, haciendo que su trayectoria estuviese siempre en el camino correcto (estudios y hobby) hasta que el jugador se convirtió en un excelente deportista y gran jugador, con esa zurda que tanto dio para hablar.

.

Fue presidente de la sección de baloncesto y Pichi ya destacaba en ese equipo (foto), en el que se le ve luciendo su número 6 (segundo agachado, junto a Jou Costa).

En lo profesional, Hidalgo era ingeniero y su empresa fue la encargada de todo el dispositivo eléctrico del Pabellón Insular Santiago Martín. Recuerdo una llamada suya, cuando presidía la Asociación de la Prensa Deportiva, para que visitara el recinto y comprobara la ubicación de los periodistas. Quería ponernos a pie de pista, pero al existir gradas plegables optamos por la zona alta, lo que así fue tras notificarlo al arquitecto de la obra.

.

Su condición de presidente de la sección de baloncesto del RC Náutico de Tenerife le hizo participar de cada acto que organizaba la entidad chicharrera. En la foto cuando Rafael Pérez-Alcalde, actual presidente, citó a los «ex» para conmemorar la conquista del subcampeonato de la Copa Generalísimo, posando con la misma. Le vemos con camisa de color rosa.

.En la foto, Hidalgo, Andrés Mateo, Gomelski y su ayudante Trifón Poch.

Él fichó a Gomelski

Recordando el pasado cestista de Hidalgo me detengo en esta foto que me hace llegar el preparador físico Andrés Mateo Santana. Estando en la directiva del Tenerife AB, con el Palacio de los Depòrtes como sede, José Antonio viajó a tierras extranjeras para negociar un «imposible»: tratar de convencen al laureado Alexander Gomelski para que dirigiera al equipo. Tras varias reuniones el campeón olímpico con la antigua Rusia aceptço la experiencia tinerfeña, que estuvo plagada de anécdotas. El Godo siempre presumió de haber sido el «culpable» de contar con un grande del baloncesto mundial, aunque fuera al supermercado en limusina (ja,ja,ja).

 

 

.Foto superior. De derecha a izquierda: Marcos Guimerá, “PIchi” Hidalgo, Buenaventuraq Bencomo, “El Godo”, el doctor Guillermo de la Barreda (médico oficial del RC Náutico y del CB Canarias, de la mano de Pepe Cabrera), la periodista Mayte Castro y un servidor.

.

La familia le sorprendió con una fiestas en su 70 cumpleaños

Dentro de unos días Hidalgo hubiese cumplido los 77. Recuerdo la fiesta que Fina, Marta y Pichi le organizaron en el Casino de Tenerife en agosto de 2011, con motivo de su 70 cumpleaños. «El Godo» fue, esa tarde, un hombre muy feliz, como ha sido su vida. Esto publicamos en BASKETMANÍA:

José Antonio Hidalgo, cariñosamente conocido por “El Godo”, fue el presidente del RC Náutico de Tenerife en la etapa del nacimiento, hace ya más de 26 años, de la Liga ACB. Él y Santiago Martín, con Pepe Cabrera como cofundador, acudieron a la primera reunión que ponía en marcha la Asociación de Clubes de Baloncesto.

Con anterioridad a su condición de presidente ejerció de delegado de campo, cuando el Náutico militaba en la Primera División, máxima categoría nacional, con aquella cancha de la marea a tope de aficionados para arropar a un equipo que, antaño, resultaba casi invencible en casa.

Hidalgo, padre del jugador “Pichi” Hidalgo, quien militó en el Badajoz y otros clubes que luchaban por el ascenso a la ACB, cumplió el día 6 de agosto sus primeros SETENTA años y su familia (en especial su hija Marta y el citado “Pichi”) se propusieron hacerle una fiesta de las que resultan inolvidables.

La cena fue servida en el Casino de Santa Cruz de Tenerife, con familiares y amigos íntimos encargados de mantener en secreto un cumpleaños especial. Entre esos invitados un grupo vinculado al mundo de la canasta que también cumplían con la condición de “amigos íntimos”.

Conseguimos que el amigo Hidalgo se emocionara, si bien no fue necesaria la intervención de la señora de José Emilio García Gómez (prestigiosa ginecóloga).

Marta Hidalgo preparó un emotivo repaso a la vida de su padre, proyectándose imágenes de sus setenta años, destacando las que le vinculan al baloncesto de sus amores, siempre en compañía de Josefina Soriano, su encantadora esposa.

El momento más delicado de la noche fue cuando se apagaron las luces haciendo aparición una gigantezca tarta que portaba SETENTA VELAS. ¿Las apagará todas de un soplido? la interrogante se despejó de inmediato. Y es que “El Godo” tiene unos pulmones de acero.

Luego llegó el turno de los regalos, lo que alargó la velada hasta altas horas de la madrugada del domingo.

¿Y por qué sale José Antonio Hidalgo en BASKETMANÍA? por muchas razones, siendo la más importante su labor en el baloncesto en la etapa del RC Náutico y posteriormente con el Tenerife AB y Número Uno. La memoria histórica es necesaria para hacerles llegar a las nuevas generaciones esas muchas personas honestas que dedicaron mucho tiempo de sus vidas a un hobbie llamado BA-LON-CES-TO.

Sus nietos, su última pasión

Cuando Marta le hizo abuelo José Antonio con el nacimiento de Carlos, comenzó a soñar con revivir la infancia de «Pichi». «¿Y si sale un jugador como el tío?», me comentó en una de las numerosas citas para el cortado de turno o en las cenas puntuales con José Manuel Carbajo, Jorge de Dios y un servidor.

Recuerdo que me dijo: «Ya está inscrito en el colegio Luther King; ahora hablaré con Luis Macía para que se convierta en jugador de baloncesto». Siempre estaba sonriendo, con una buena dosis de ironía y buen rollo.

Hace unos meses, otra llamada de «El Godo»: «¿Qué clase de periodista eres que mi nieto queda campeón de Canarias con el Luther y no lo has sacado en Basketmanía?»... Mi respuesta fue a la misma velocidad que su irónica puntualización: «¿Has leído el blog?». «¿Por qué?», me replica. «Porque ya salió publicado, con fotos y todo».

Su salida fue inmediata: «Ja,ja,ja,ja… Sabía que sigues siendo un gran periodista».

Luego nació Bruno, que también juega al basket en el Luther King, y que sigue los pasos de su hermano Carlos, PreMiniBasket, y de su tío Pichi. Cuando sean adultos les hablaré cosas bonitas y divertidas de su abuelo «El Godo».

El sábado, el último adiós (13:20 horas)

Será a lo largo de esta tarde, ya que era donante de órganos, cuando los restos mortales de nuestro querido amigo pasen al tanatorio de Santa Lastenia, donde su legión de amigos arroparán a la familia Hidalgo Soriano. Según me indica uno de sus muchos amigos, José Luis Sánchez del Río, las honras fúnebres tendrán lugar mañana, sábado, día 4 de agosto, a las 13:20 horas.

DESCANSA EN PAZ, QUERIDO AMIGO

 

3 thoughts on “Hasta siempre, José Antonio Hidalgo

  • 03/08/2018 en 15:44
    Permalink

    Gracias por el recuerdo de este chicharrero y Nauta de corazón. Siempre «el godo…un peninsular que ya había conseguido la nacionalidad de tinerfeño por su dedicación y amor a la nuestra tierra y a su gente. Un ejemplo a seguir por todos nosotros…

  • 03/08/2018 en 16:36
    Permalink

    ¡Adiós amigo, ya nos veremos para seguir charlando de baloncesto y de España! Mi más sentido pésame a Fina, Pichi y a todos los tuyos!

  • 03/08/2018 en 18:59
    Permalink

    Un hombre de oe oe oe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *