Multitudinario y emotivo adiós a Antonio Santos

.

«Hacer un amigo, es un don.
Tener un amigo, es una gracia.
Conservar un amigo, es una virtud.
Ser un amigo, es un honor».

Stefano Tanasescu Morelli

Iglesia de La Concepción de La Orotava en la que no cabía ni un alfiler; numerosas esquelas y más de 50 coronas de flores. Fue la respuesta de la Villa de La Orotava, con su Ayuntamiento al frente, y de numerosos clubes deportivos y gentes del baloncesto y de la sociedad tinerfeña a una persona buena, don ANTONIO SANTOS.

.En La Concepción no cabía más gente, con mucha siguiendo el funeral desde la calle

Un adiós a quien fue una extraordinaria persona en todos los aspectos de su vida. Desde la familiar a la deportiva, pasando por la empresarial, social y cristiana. Dijismo un «hasta pronto» a quien supo ganarse el respeto y el cariño de todos, resultando difícil, casi imposible, encontrar una mala relación con alguien, porque ANTONIO SANTOS fue todo bondad y sentimiento.

Podría estar horas delante del ordenador elogiando la personalidad de Antonio. La que se entregó a su pueblo orotavense y la que dedicó gran parte de su vida al deporte, tradición familiar que supo inculcar a sus hijos. Fue alma mater del CB San Isidro, entidad cestista que fundó, en compañía de otros «locos» del baloncesto, entre ellos mi compañero de profesión, el periodista orotavense Antonio Expósito, y del actual presidente del club que cumplió en 2017 sus Bodas de oro, Sixto Trujillo.

.Doña Lala Valencia, su viuda, se despide de su esposo en compañía de uno de sus nietos

Y aunque don Antonio llevaba unas décadas alejado del baloncesto activo, nunca le dio la espalda. Su inmenso corazón le impedía decir no a quienes le pedían una equipaje para los chicos/as, o esas perritas para ayudar a soltear pequeñas dificultades puntuales. Él siempre estuvo ahí, con sus empresas, colaborando y haciendo que muchos proyectos, deportivos o sociales, salieran adelante, siempre mirando lo mejor para la gente joven de la Villa de La Orotava.

Le recuerdo en su etapa de presidente del CB San Isidro, club al que llegó a ponerle «apellidos» con algunas de las marcas por él representadas en su Óptica Orotava. Su carácter bondadoso no le impedía exigir cuando comprobaba algunas injusticias, eso sí, siempre desde la educación que le inculcaron desde niño sus padres Antonio Santos y María Dolores Cruz. Principios que supo dar a Candelaria, Antonio (q.e.p.d.), Dolores e Isaac Santos Valencia, sus hjos.

Una amplia representación del baloncesto quiso acompañar a la familia en el último adiós. Gente que defendió la camiseta del CB San Isidro en la etapa presidida por Antonio Santos, dirigentes de clubes tinerfeños, sus compañeros de aventura en aquellos inicios del club norteño…  incluso representantes de otras disciplinas deportivas de la Isla.

Antonio Santos ha muerto, pero su obra, su bondad y su don tan especial como ser humano nos permitirá tenerle para siempre en nuestro recuerdo. Estoy seguro que su gente orotavense, el club de sus amores, se encargarán de organizar cada año un encuentro que nos permita a todos, en especial a las nuevas generaciones, recordar y homenajear, a título póstumo, a una PERSONA BUENA que tanto hizo por su pueblo y por su deporte.

.

Estoy seguro que nada más entrar en el Cielo fue recibido con un abrazo de hijo por TOÑO SANTOS, ex jugador del CB San Isidro que nos dejó en plena juventud. Con él y con la legión de amigos que estarán en su recibimiento hablarán de su Villa, de su familia y de la multitud de personas que seguimos llorando sus pérdidas.

¡Gracias por todo, querido amigo! Y que DIOS te bendiga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *