FINAL LEB-ORO: Melilla se llena de coraje para forzar el cuarto de la final

.

EL CANARIO FRAN GUERRA, OTRA VEZ DESTACADO 

En el primer duelo de la temporada de esos en los que tan sólo vale ganar, el Melilla Baloncesto saltó a la cancha del Javier Imbroda dispuesto a dejar claras sus intenciones en unos primeros minutos de juego de clara superioridad local. Unos deseos de victoria que se tradujeron en los dos primeros parciales a su favor con un 5-0 inicial que desembocó en un 11-4 con el que Diego Ocampo se vio obligado a parar por primera vez el encuentro. Tomaba oxígeno el conjunto manresano y, sobre todo, calmaban los nervios sobre la pizarra de un técnico que supo entregar a sus jugadores la tranquilidad necesaria para comenzar a soltarse en ataque (13-10). Con los interiores plantando cara en defensa a un acertado Fran Guerra y Nacho Martín haciendo de las suyas en la pintura, los manresanos firmaron su primer parcial importante para poder alcanzar el primer entreacto con su primera renta de la noche (13-14).

Estaba claro, tras diez minutos de tanteo, que una vez más el encuentro se iba a mover por los mismos derroteros que los dos primeros asaltos. Con los dos equipos muy intensos en defensa, las primeras rotaciones del choque debían ser las encargadas ya no solo de mantener el nivel sino también de marcar las primeras diferencias. Pero no estaban los aros por la labor de poder sumarse al espectáculo atascando a uno y otro conjunto hasta que Filip Djuran y Álvaro Muñoz anotaron los primeros triples para uno y otro equipo (18-19). Fue precisamente el alero serbio el que trató de poner tierra de por medio a base de carácter en las últimas acciones de un primer tiempo que envió a los locales a vestuarios con una pequeña renta (27-25).

Con 15 minutos de parón para reflexionar acerca de lo acontecido, el ICL Manresa pareció regresar a pista dispuesto a ponerle una sexta marcha al encuentro. Un trabajo que corrió a cargo de un Jordi Trias autor de seis puntos consecutivos con los que, sin embargo, no pudo inquietar a un Melilla que parecía haber encontrado su lugar en ataque. Así lo transmitieron los hombres de Alejandro Alcoba con un lejano triple de Diego Kapelan que colocaba la máxima para los melillenses transcurridos apenas 4 minutos de juego (39-31). Se sentía cómodo el conjunto de la Ciudad Autónoma y esa sensación fue el peor enemigo de los de casa. Y es que la precipitación a la hora de intentar romper el encuentro llevó al ICL Manresa a saber jugar sus cartas para meterse de nuevo en partido. Con Lluis Costa igualando el choque desde el perímetro, los manresanos se vinieron arriba sobre la bocina del cuarto cuando una nueva diana exterior –en esta ocasión de Nacho Martín- entregó a los de Ocampo su máxima hasta el momento (45-49).

Sabía el plantel visitante que se encontraban en el momento clave ya no solo del encuentro sino de la serie y como tal supieron aprovecharlo. Con Lluis Costa pletórico en la dirección y el equipo sumamente fuerte en el rebote bajo ambos aros, el ICL Manresa se llenó de espíritu ganador para verse, por primera vez,diez puntos arriba (47-57). Había parado Alcoba el partido pero, la precipitación en ataque comenzó a pasarle factura a los suyos que topaban una y otra vez con las manos rivales en las líneas de pase. No por ello se vinieron abajo los melillenses sacando fuerzas de donde no las había para meterse de nuevo en partido. Así lo quiso Fran Guerra con un soberbio trabajo bajo los aros fundamental para poder llegar con vida a los tres últimos minutos (60-62). Fue entonces cuando el partido se atascó de nuevo en ataque. Los aros se cerraron y el rebote se convirtió en la mejor arma. De este modo llegó la contra con la que Diego Kapelan igualó el choque desde el perímetro antes de encarar un último minuto con varios tiros ganadores errados (65-65).

Llegaba la prórroga y, con ella, la última oportunidad de cerrar un encuentro  que encontró a todo un baluarte en el regreso a pista de Lluis Costa. El base catalán firmó un triple inaugural con el que marcar diferencias pero, una vez más, los melillenses tiraron de carácter dejándose llevar por su capitán. Así, Pablo Almazán anotó, a falta de un minuto, un triple que valía su peso en oro y al que acompañó de un par de tiros libres que cerraron el encuentro. Melilla forzaba así el cuarto de la serie en una gran noche de baloncesto (78-74).

 

J.1: ICLManresa vs Melilla Bto (83-76 / 1-0)
J.2: ICL Manresa vs Melilla Bto (76-74 / 2-0)
J.3: Melilla Baloncesto vs ICL Manresa (78-74 / 1-2)
J.4: Melilla Baloncesto vs ICL Manresa (Domingo 10 – 12:00h / FacebookLive)*
J.5: ICL Manresa vs Melilla Bto (Martes 12 – 20:30h / FacebookLive)*

La clave: De Guerra a Almazán. Ejerció Fran Guerra como el principal sustento ofensivo de los melillenses durante todo el encuentro con su lucha bajo los aros pero si hubo un hombre decisivo ese fue un Pablo Almazán que firmó el triple decisivo a un minuto del final antes de cerrar el choque desde el 4,60.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *