«Aixecar-se un altre cop», titula el DiarideBadalona

.

«Levantarse de nuevo», es la traducción

Jordi Creixell

«Que nadie piense que nos rendiremos». Estas palabras de Carles Duran tras el golpe bajo recibido contra el Obradoiro son el camino para volverse a levantar y afrontar con la máxima convicción la visita a la pista del Iberostar Tenerife (sábado). Es cierto que la Penya ha sido incapaz hasta ahora de ganar fuera de casa, pero el tiempo se agota y no hay espacio para las lamentaciones. Toca pasar página de lo que pasó contra los gallegos y luchar por una victoria que sirva de punto de inflexión y acerque al equipo a una salvación que sigue a dos triunfos de distancia. Carles Duran puede contar con toda la plantilla, incluido el joven base del júnior Arturs Zagar.

El Iberostar Tenerife no es un rival fácil y menos en su pabellón, donde ha sumado 9 de los 12 triunfos que tiene en el bolsillo. La Penya, además, lo sabe de primera mano. Ha perdido los últimos cuatro enfrentamientos con el conjunto de Tenerife, que en la primera vuelta asaltó el Olímpico por 73-76. Mateusz Ponitka (34 de valoración) y un Fran Vázquez que siempre juega bien contra los verdinegros (16 puntos y 6 rebotes) ejercieron de verdugos ese día. Desde entonces, sin embargo, han cambiado muchas cosas. En Badalona y en Tenerife, donde también ha habido relevo en el banquillo. Nenad Markovic fue sustituido por Fotis Katsikaris y con el técnico griego llegó el alero Kostas Vasileiadis.

Tras una gran primera vuelta (10-7) y de jugar las semifinales de Copa, el Iberostar Tenerife ha bajado un poco el pistón (2-4 las últimas seis jornadas), fruto también de un calendario difícil. Esto le ha alejado a dos victorias de la zona de «play-off», pero los de Katsikaris, novenos (12-11), mantienen viva la esperanza de meterse en la lucha por el título.

Los accionistas del Joventut votan en contra de disolver la sociedad

.

Los accionistas del Joventut SAD han dicho «no» a disolver la sociedad. Y lo han hecho de una forma rotunda, dando todo el apoyo al consejo de administración que preside Juanan Morales para que siga luchando hasta el final para conseguir la supervivencia de la entidad, amenazada por la falta de liquidez. En la junta de accionistas, la más multitudinaria de los últimos años, había representado un 33,83% del capital social y un 99,97% ha rechazado plegar velas.

Antes de la votación Juanan Morales, presidente del club verde-y-negro, ha hecho una radiografía de la situación del club. Ha admitido que la escena es muy delicado y que la entidad debe dos mensualidades a sus trabajadores, pero que está al día de otros compromisos clave, como los pagos a Hacienda y la Seguridad Social. «La Peña no tiene un problema económico, tiene un problema de tesorería porque no ha recibido ingresos que tenía comprometidos», dijo Morales, que no ha ahorrado críticas al consistorio. «A pesar de haber presentado las facturas, el club aún no ha recibido ni un euro del contrato de patrocinio «, lamentó el presidente verde-y-negro, que tampoco entiende la exigencia de un aval para recibir el anticipo del 50% (468.000 euros) de la subvención de la Fundación:» Las subvenciones que hemos recibido siempre se han ajustado a la ley y han sido perfectamente justificadas. Es falsa la afirmación de que la Peña ha recibido dinero sin control. No entiendo la sombra de sospecha que se extiende sobre la Peña «.

Morales también ha puesto mucho énfasis en recordar que «no es cierto que todos los ingresos que van a la SAD son para el primer equipo». «La cuota que pagan los jugadores del baloncesto base no cubre su coste. Estos gastos las sostiene la SAD y estamos orgullosos de que sea así», remachó el presidente verde-y-negro, que ha defendido a ultranza el modelo Peña: » en todo el mundo nos miran con envidia y para la ciudad debería ser un motivo de orgullo «.

Ahora mismo lograr el aval para cobrar la subvención y desbloquear el pago del patrocinio son las prioridades, pero Morales también ha admitido que están buscando otras vías, como cerrar nuevos acuerdos de patrocinio y mantener conversaciones con posibles inversores. «Hemos hablado con tres inversores, que piden el control del club. Las líneas rojas son mantener el plantel y que el club siga en Badalona «, explicó Morales, que eso sí ha añadido que esta opción, la de vender la SAD, debe ser» el último recurso «.

En cuanto al aval, que debería ser de unos 560.000 euros (el 120% del anticipo de la subvención), un grupo de socios, encabezado por Carles Sagués, ha hecho una propuesta para conseguir un aval de forma mancomunada . «Si 400 personas avalamos 1.500 euros, llegaríamos a la cantidad que hace falta», explicó Sagués, que ha hecho un alegato muy aplaudido apelando a luchar hasta el final para evitar la desaparición de la entidad. El club, sin embargo, también trabaja duro para alcanzar este aval por otras vías, hablando con entidades financieras y manteniendo contactos institucionales. Una de las opciones abiertas iría de la mano de la Federación Catalana de Baloncesto y la Secretaría General del Deporte de la Generalitat.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *