Sociedad

Los Díaz, casi 70 años de moda y calzado

Dos hermanos regentan dos establecimientos unidos por el apellido. Es el fruto del trabajo que comenzó su abuelo hace casi 70 años, tras retornar de Cuba, y continuó su tío Pepe.
J.A.M.
19/mar/19 6:24 AM
Edición impresa
Isabel Díaz (i), atendiendo a una clienta en su tienda, Calzados Díaz./M. EXPÓSITO

J.A.M.

Isabel y Agustín Díaz forman parte de una familia que regenta dos establecimientos en Güímar: Calzados Díaz y Almacenes Díaz. Son el resultado de casi 70 años de historia, que comenzó cuando su abuelo, Manuel Díaz Gómez, retorna de Cuba al inicio de los años 50 del pasado siglo "y asume una tienda que explotó durante mucho tiempo". Un par de años después, abrió una segunda tienda "en las Cuatro Esquinas" para uno de sus hijos, tío de Isabel y Agustín. Funcionando "como una" y dedicadas a "vender de todo", llegó la división tras el fallecimiento del patriarca: "mi tía se queda con su parte, a la que llamó Calzados Díaz, y mi tío mantuvo Almacenes Díaz". Nomenclatura que hoy mantienen, cuenta Agustín.

Se trata de dos establecimientos de prestigio en el municipio. "Mi abuelo, en Cuba, trabajaba en una peletería y aquí se dedicó especialmente al zapato, pero vendiendo de todo: perfume, libros, material fungible, ojillas, bisutería y electrodoméstios Philips, marca de la que fue su representante".

Hoy, a los establecimientos Díaz -"funcionamos coordinadamente", aseguran- llegan aún "vecinos de La Esperanza y de Arico a comprarme sombreros pensando en mi tío, no en mí, que llevo en esto solo cinco años". ¿Por qué sombreros? Agustín rescata esta línea que introdujo su tío, José, "en un tiempo en que Güímar era cabecera de comarca desde El Rosario hasta casi Granadilla de Abona. Todo el mundo venía aquí a comprar su sombrero".

La línea comercial que sostiene esta generación es la de continuar el éxito de sus predecesores, con una línea respetuosa con la tradición pero modernizada.

La vinculación con la tradición y la historia se percibe en los mostradores de Almacenes Díaz, "los mismos con los que se montó la primera tienda".

Mantener un comercio abierto es "complicado y duro" en esta época, pero los hermanos Isabel y Agustín Díaz "le ponemos empeño". Él, además, ejerce como docente en un instituto público. Ambos, toda la vida cara al público, se muestran remisos a ser fotografiados. Son profesionales, empresarios por herencia y vocación.