21 de Febrero de 2019
21.02.2019

La liberalización de la banana en la UE, seria amenaza para el plátano

Los productores canarios han solicitado reunirse de urgencia con el ministerio, presumiblemente en mayo, para abordar las consecuencias.

2019-02-21
La liberalización de la banana en la UE, seria amenaza para el plátano

El anuncio de unas mayores cuotas de liberalización de la banana procedente de países centroamericanos, como el caso de Colombia, Ecuador y Perú, con destino a la Unión Europea (UE) ha hecho saltar las señales de alarma entre los productores comunitarios, circunstancia que ha tenido una incidencia destacada en los agricultores canarios.

A raíz de la reunión mantenida por parte de representantes de la Comisión Europea con los ministros de comercio de estos países andinos, la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias, en la persona del viceconsejero del Sector Primario, Abel Morales, y la Asociación de Organizaciones de Productores de Plátanos de Canarias (Asprocan), con su presidente Domingo Martín a la cabeza, solicitaron ayer al Gobierno de España, en la figura del secretario general de Agricultura, Fernando Miranda, una reunión urgente del Comité Mixto del Plátano Europeo, encuentro en el que estarían convocados los gobiernos y el sector productor de España, Francia y Portugal para abordar las consecuencias de esta medida y que, presumiblemente, tendrá lugar durante el mes de mayo.

Tanto el Ejecutivo regional como Asprocan se oponen de manera firme a una rebaja arancelaria, por cuanto entienden que conllevaría nuevas obligaciones económicas adicionales para proteger a los productores europeos, precisamente cuando las medidas de la Política Agrícola Común se dirigen en sentido contrario.

Desde el sector del plátano canario se sostiene el argumento claro e irrenunciable de no ceder ante posibles mermas en el calendario de la política arancelaria establecido en su momento y, asimismo, en no transigir ante las exigencias de una mayor flexibilidad en materia fitosanitaria, tal y como han solicitado los países andinos.

En este sentido, han manifestado que una mayor liberalización del mercado europeo de la banana a terceros países llevaría aparejada la garantía de una equiparación real de criterios de medio ambiente y seguridad alimentaria para la producción de toda la banana o plátano que se consume en la UE y, por tanto, que se equiparen las importaciones a los más altos niveles de exigencia que se aplican al plátano europeo y, en el caso de España, al plátano de Canarias.

Además, tanto desde el Ejecutivo canario como por parte de las asociaciones de productores se defiende la tesis de que la petición de mayor liberalización de las importaciones hacia la UE por parte de terceros países está injustificada, ante la demostración de que la actual situación arancelaria de la banana latinoamericana no representa freno alguno para su crecimiento.

Pero, en este escenario, los productores de banano del continente americano no representan la única amenaza cierta. Desde la vecina África ya asoma otro mercado competidor, que cada día cultiva mayor cantidad de plátanos y, además, con unas características muy similares al canario. Otro frente abierto.

Crecimiento continuado

Según datos de la UE, desde 2010, momento en el que se inicia el descreste arancelario en favor de las importaciones de banana americana, el crecimiento registrado por esos países, como es el caso de Ecuador y Colombia, han superado valores del 35% de crecimiento. Esto ha supuesto el paso de un total de 3,54 millones de toneladas de exportaciones a la UE en el año 2010, a 4,7 millones de toneladas en 2017.

Un negocio multinacional

Los productores de plátano denuncian que el descreste arancelario desde 2010 ha supuesto un negocio para las empresas multinacionales exportadoras de Latinoamérica, beneficio que apenas ha repercutido en los productores en origen, generando el continuo hundimiento del mercado europeo de la banana, el cual alcanzó un nuevo récord de precio negativo el pasado año 2018 y ha venido decreciendo en valores constantes desde el año 2010 en más del 16%.

REACCIONES

Narvay Quintero

CONSEJERO DE AGRICULTURA

"Proteger a productores y consumidores "

El consejero confía en que "los instrumentos creados para proteger el sector del plátano y la banana europea sirvan para paralizar esta nueva reducción de aranceles a países a quienes no se les exigen los mismos requisitos exigentes que a los productores de las regiones ultraperiféricas". Y subrayó que "no podemos permitir que a esa rebaja de aranceles se sume una mayor flexibilidad en el uso de productos fitosanitarios", para concluir en que "denbemos proteger no solo a los productores europeros, sino a los consumidores".

Abel Morales

VICECONSEJEROS DEL SECTOR PRIMARIO

"Esto fomenta la competencia desleal"

El viceconsejero manifestaba que "nos oponemos y denunciamos la actitud de la UE de contemplar la propuesta de llevar a cabo mejoras en la liberalización arancelaria a favor de terceros países, porque fomentaría la competencia desleal de la producción de estos países respecto al plátano canario". Esta situación la hemos venido denunciando junto a este subsector en las condiciones actuales porque coloca a nuestros agricultores en una situación de clara desventaja", comentó Morales.

Domingo Martín

PRESIDENTE DE ASPROCAN

"Inaceptable incrementar las importaciones"

Domingo Martín sostiene que "para los productores comunitarios es inaceptable que se facilite el incremento de importaciones bananeras de terceros países en los que las exigencias laborales, sociales, medioambientales y de seguridad a los trabajadores y consumidores son muy diferentes", lo que genera una competencia desigual, "un criterio de justicia que además repercute directamente en el bienestar y la seguridad de los consumidores europeos".

Ángela Delgado

PRESIDENTA DE ASAGA

"Es nuestro último bastión exportador"

La presidenta de Asaga consideraba que la situación es "muy preocupante", por cuanto se desmantelan "las defensas cronológicas previstas y se abren las puertas de la UE a unos productos que son indudablemente más rentables". Y también ponía el acento en el hecho de que "estamos hablando del único gran sector agrícola que nos queda", en concreto "del último bastión exportador tras la papa y la viña".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook