24 de Enero de 2019
24.01.2019
VENEZUELA

Juan Guaidó "ha hecho un gran trabajo", afirma su padre desde Tenerife

2019-01-24
Wilmer Guaidó.

El actual líder indiscutible de la oposición en Venezuela se llama Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional, que se ha proclamado “presidente encargado de la transición” en el país sudamericano. Y su familia reside en Tenerife. Ayer, su padre, Wilmer Guaidó, su madre y una hermana tomaron parte en el acto desarrollado en la Plaza de España de Santa Cruz de Tenerife en el acto contra el Gobierno de Nicolás Maduro y a favor de un cambio.

Unas 1.500 personas asistieron al evento, impulsado por la organización Unión Canario Venezolana. Gorras, banderas y prendas de todo tipo con la bandera inundaron dicho enclave de la capital, que se ha convertido en un espacio simbólico y de referencia para la diáspora de dicha república.

En un primer momento, Wilmer Guaidó se dirigió a los presentes en medio de una gran ovación y gritos. Reafirmó que su hijo es el presidente en transición y que está muy orgulloso de su hijo.

El creciente protagonismo alcanzado por su hijo en las últimas semanas le ha cogido “por sorpresa”.

Más tarde, comentó que “vivo aquí desde hace mucho tiempo”. Apuntó que, tras salir de Venezuela, escogió vivir en Canarias y Tenerife porque, cuando era pequeño, se crió junto a un club canario.

Wilmer Guaidó explicó que tiene muchas amistades en la Isla.

Todavía no ha podido hablar con su hijo, entre otras cosas por la difícil situación por la que pasa su país de origen en estos días.

De hecho, el presidente de la Asamblea Nacional llegó a estar detenido durante media hora en una decisión que generó gran polémica y contradicción en el país e, incluso, en el propio Gobierno de Maduro.

Wilmer dijo que su hijo “ha hecho un gran trabajo y lo apoyo en todo lo que hace”.

Varios países reconocieron ayer a Juan Guaidó como presidente encargado de la transición. Tuvo el respaldo del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, así como de los gobiernos de Colombia, Canadá, Brasil, Perú y Paraguay.

Ayer fue una fecha histórica para Venezuela. El 23 de enero de 1958 fue derrocado el régimen de Marcos Pérez Jiménez. Y esa efeméride se utilizó ayer por parte del diputado nacional de Primero Justicia Ramón José López Colina como símil para lo que está ocurriendo actualmente en Venezuela. López Colina está a la espera de recibir asilo político en España.

Ramón José López Colina y el capitán de la Guardia Nacional venezolana Leonardo Carrero hicieron un llamamiento al “sector honesto” de las fuerzas armadas venezolanas para que respalden el proceso de transición iniciado contra el poder de Maduro y el chavismo. También dijo que no se trata de propiciar “un golpe de estado” sino que respalden la labor legislativa de la Asamblea Nacional, única “institución legítima” y que va a tramitar una ley de transición para generar unas “elecciones libres” vigiladas por la comunidad internacional, y otra de amnistía para dirigentes del Ejército.

En la capital tinerfeña se pidió al Gobierno español que también reconozca la figura de Guaidó y se definió a Maduro como un “usurpador”. José Moisés Fernández reclamó a los asistentes que “no nos llenemos de triunfalismo”, ya que todavía falta mucho por hacer. Fernández hizo referencia al apoyo recibido hasta ahora por parte de Antonio Alarcó y Gabriel Mato (PP), así como a miembros de Ciudadanos o Coalición Canaria. En el evento de ayer también estaba el vicepresidente del Cabildo, Aurelio Abreu (PSOE).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook