Criterios
PEDRO BÁEZ DÍAZ*

Google somos todos

* Director de proyecto eCommunicae
16/ago/12 1:50 AM
Edición impresa

RECOGER, procesar y transformar los metadatos que circulan por internet ha sido el objetivo de muchísimas empresas desde la popularización de la llamada "red de redes", pero ninguno ha triunfado como Google.

Como dijo Benjamin Franklin, "invertir en conocimientos produce siempre los mejores intereses", y eso Larry Page y Sergey Brin, creadores del proyecto en 1997, lo tenían muy claro.

¿Qué ha hecho que Google sea el rey de la información digital? Creo que la respuesta es fácil y rápida de contestar: ha sabido ganarse la confianza de casi el 95% de los usuarios de la red, es decir, más de mil quinientos millones de fieles que día a día alimentan de datos sus servidores.

Gestionar este enorme volumen de información requiere de un gran esfuerzo por parte de la compañía, que invierte en seguridad gran parte de sus beneficios, manteniendo un estricto control de acceso físico a los miles de servidores Linux que sustentan las búsquedas en internet y gestionan todos los servicios vía Google Apps. Por otro lado, los datos se almacenan cifrados en archivos con nombres aleatorios en los dispositivos de almacenamiento, que son testados constantemente y sustituidos cuando su rendimiento baja del 80%. Su destrucción física se realiza en múltiples pasos que imposibilitan cualquier intento posterior de acceso a la información, cumpliendo así la protección de datos.

Un apartado al que Google presta especial importancia es el de garantizar a los usuarios que sus datos siempre estarán ahí, y para ello mantiene un complejo sistema de duplicidad de la información. De esta manera, ante un problema siempre existe un "repuesto" listo para usarse.

Pero ¿cómo gestiona nuestros datos? En marzo de este año, Google modificó sus políticas de privacidad unificando todos sus servicios bajo un mismo perfil de usuario. Algo que a priori es solo una ventaja para los usuarios también lo es para la compañía. ¿Saben lo que supone para Google mezclar de forma inteligente los miles de correos electrónicos que un usuario ha gestionado desde Gmail, la totalidad de sus búsquedas en Google, las visualizaciones o subidas de vídeos a YouTube y el resto de datos generados por todos los servicios a los que se puede acceder?

Si visitamos el nuevo "panel de control" dentro de la privacidad de nuestra cuenta de usuario nos podemos quedar "ojipláticos" al darnos cuenta de que Google sabe más de nosotros que nosotros mismos.

Sabe cuánto, cuándo, desde dónde y con qué accedemos a internet; con qué personas nos relacionamos más y en qué lugar nos encontramos en cada momento. Qué hacemos y qué pensamos. Con quién hablamos. Qué nos gusta. Y todo ello, desde 1998. Asusta ¿no?

Pero todo tiene su parte positiva. Toda esta información que Google recopila sobre nosotros le permite ajustar a nuestros gustos los anuncios que nos muestra. Aun así, si no estamos cómodos a sabiendas de que Google posee tantos datos de nosotros, el mismo "panel de control" nos permite cambiarlos o eliminarlos, incluso forzar a que la compañía no optimice los anuncios basándose en nuestra ubicación.

Google también pone a disposición de los usuarios "Google Takeout", una herramienta que permite copiar la información almacenada y llevarla a otra plataforma compatible, de manera gratuita.

Pero, pese a todo, recuerden que "más sabe el diablo por Google que por viejo".

* Director de proyecto eCommunicae

@pedrobaezdiaz

PEDRO BÁEZ DÍAZ*