El Tribunal Supremo de Justicia de Canarias (TSJC) obliga a la Federación de Lucha Canaria a modificar el artículo 7 del Reglamento Técnico en el apartado de "Regulación de los derechos de formación de los clubes", en el cual se especifica que: "Cuando un club fiche a un luchador sujeto a derechos de formación, procedente de otro club, no podrá participar en ningún tipo de competición, en tanto en cuanto no haya abonado los derechos de formación al club de procedencia", que ya había declarado ilegal hace algunos meses. La sentencia deriva de la demanda interpuesta en 2007 por Jacinto Correa (padre del luchador Héctor Correa) a la Federación Canaria de Lucha, la Federación Insular de Tenerife, al Club de Lucha Machado y a la consejería de Deportes del Gobierno de Canarias.

De esta forma, el ente federativo está en la obligación de modificar la normativa vigente, ya que hay muchos luchadores que se están viendo afectados por la misma, como es el caso del joven bregador Giovanni Acuña, perteneciente al Santa Rita de Las Palmas, que quiere fichar por otro equipo pero al que el club grancanario no le facilita la carta de libertad.