El Consejo de ministros de Agricultura y Pesca de la Unión Europea (UE) está previsto que ratifique mañana, lunes, la autorización para que se negocie la prórroga de un año del actual acuerdo pesquero con Marruecos, que expira el día 27 y que beneficia, sobre todo, a barcos de Andalucía y de Canarias.

De entrada, se da por seguro que los titulares de Pesca comunitarios darán su visto bueno a abrir negociaciones, toda vez que el pasado viernes los países de la UE llegaron a un consenso amplio para permitir a la Comisión Europea (CE) iniciar las correspondientes conversaciones. El Comité de Representantes Permanentes (Coreper), formado por los embajadores de los veintisiete países miembros, abordó el día 18 el proyecto de la CE para negociar con el país magrebí una extensión por un año del actual protocolo pesquero, que caduca este mes y ofrece un centenar de licencias a la flota española.

Eso sí, un grupo de países (Finlandia, Suecia, Dinamarca, Alemania y el Reino Unido) expresó su oposición a la propuesta, sobre todo porque quiere más aclaraciones acerca del impacto del convenio y de la compensación financiera que paga la UE a las poblaciones del Sahara occidental.

Sahara occidental

La CE presentó datos adicionales para acercar posiciones y logró una mayoría de apoyos. En cualquier caso, lo países citados anteriormente podrían abstenerse o votar en contra cuando el proyecto sea ratificado por el Consejo de la UE y, según otras fuentes, podrían rechazarlo Dinamarca o Suecia.

Por otra parte, la CE descartó, durante la reunión del Coreper, la demanda de países como España, Francia o Polonia de plantear una prórroga de dos años del acuerdo pesquero. Bruselas estima que la prolongación de un año es una medida provisional que debe servir para realizar "una verdadera evaluación" del protocolo pesquero, a la vez que se garantiza que la flota europea puede permanecer en el caladero marroquí. Por este motivo, la CE empezará "rápidamente" las negociaciones con Rabat para impulsar la prórroga.

El protocolo actual del acuerdo pesquero entre la UE y Marruecos permite faenar en los caladeros marroquíes a 137 barcos europeos (119 licencias más otros 18 por una cuota adicional de especies como anchoa, caballa o arenque). La flota española cuenta con un centenar de permisos, aunque no se utilizan todos.

A cambio, la UE paga al año una compensación de 36,1 millones de euros al país magrebí, una parte para su sector y otra para medidas de desarrollo.