Miembros de la Guardia Civil detuvieron recientemente a una mujer de 45 años de edad, de nacionalidad italiana, como presunta autora de un delito de lesiones, ya que apuñaló a su novia en el término municipal de Arona.

Los hechos ocurrieron concretamente durante la tarde del pasado martes en la urbanización turística y residencial de Costa del Silencio.

Supuestamente, la acusada se hallaba en el interior del domicilio de la víctima, de la que en la jornada de ayer no trascendió su identidad.

Al parecer, por circunstancias que se desconocen, la ciudadana de origen transalpino utilizó un arma blanca para agredir a su pareja sentimental.

Hasta el lugar se desplazó personal de una ambulancia del Servicio de Urgencias Canario (SUC), que atendieron a la herida en el lugar del suceso y, ante la importancia de la lesión, la trasladaron hasta un complejo hospitalario, donde quedó ingresada.

A tenor de los datos recopilados por agentes del Instituto Armado destinados en el puesto principal de Playa de las Américas, el apuñalamiento se produjo de forma concreta en la parte superior del abdomen.

Según la información ofrecida por el personal médico a los guardias civiles que instruyeron las diligencias por este caso de lesiones, la víctima permanecía en estado grave.

Según una de las fuentes consultadas por EL DÍA en la jornada de ayer, la víctima es una mujer de nacionalidad española.

La arrestada, a la que no le constan antecedentes policiales, fue identificada como D.Z., a tenor de los datos recogidos en el atestado sobre el suceso.

Cabe recordar que, hace más de tres años, en abril de 2007, en el núcleo de El Fraile, en el municipio de Arona, también se produjo un apuñalamiento entre mujeres que formaban una pareja sentimental. En esa ocasión, el resultado fue mucho más trágico. Una ciudadana brasileña de 37 años de edad, identificada como Cinthia, mató con un cuchillo a una mujer colombiana de la misma edad, llamada Marisol. La investigación del suceso corrió a cargo del Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil con base en Playa de las Américas. En un primer momento, la acusada manifestó que su compañera, con la que compartía vivienda, se había autolesionado.

Sin embargo, tras tomar declaración a Cinthia en el cuartel del Instituto Armado, los agentes procedieron a su arresto. Fue precisamente la acusada la que avisó a unos obreros que trabajaban en la misma calle, Las Cañadas, para pedir auxilio porque su compañera había sido apuñalada. Cuando los trabajadores accedieron a la casa observaron que la víctima tenía un cuchillo clavado en el pecho.