La implantación de la nueva versión del sistema de gestión procesal de la Administración de Justicia de Canarias, "Atlante II", llega a su fase final sin solventar los problemas que se detectaron desde un primer momento y sigue provocando continuas "caídas" de los servidores de los juzgados isleños.

El pasado lunes "Atlante II" comenzó a funcionar en los juzgados de la capital tinerfeña y en algunas de las Secciones de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife, y, desde entonces, "no ha habido ni un sólo día en que hallamos podido desarrollar nuestro trabajo de forma continua. Sufrimos continuas caídas de los servidores que duran, como mínimo, más de una hora", explican algunos funcionarios de los juzgados afectados, quienes destacaron que el "pasado miércoles no pudimos trabajar porque se cayó el sistema durante casi toda la mañana".

Pero esta situación no afecta únicamente a los juzgados de Santa Cruz, sino que se trata de un problema a nivel comunitario, pues cuando falla el sistema, lo hace en toda la administración de Justicia de las Islas que ya trabaje con "Atlante II". Cabe recordar que la instalación de este sistema en todas las dependencias judiciales del Archipiélago, que comenzó hace cuatro años, finaliza el próximo mes de noviembre, y que son pocos los organismos en los que aún no funciona, por lo que se trata de un problema generalizado en todo el Archipiélago.

Este hecho, a juicio de Gregorio Pérez, presidente de la Junta de Personal de Justicia, lo que pone de "manifiesto es el problema que tenemos en los servidores que sostienen toda la base de datos que tenemos en los juzgados de Canarias, y que queda reflejado en el Atlante II al ser ésta la aplicación con la que se trabaja en Justicia".

Con esta situación, que afecta a la totalidad del repertorio procesal de la aplicación, "cualquier tipo de documento que se quiera tramitar no se puede realizar, desde la declaración de un preso en un juzgado de guardia hasta cualquier documento civil", señala Pérez.

Para evitar el colapso de cara al público, "el funcionario debe realizar su trabajo en el programa Microsoft Word, y, de forma posterior, pasarlo al sistema Atlante II, cuando éste funcione", indicó el presidente de la Junta de Personal de Justicia.

Comité de urgencia

Ante esta situación, la Consejería de Justicia y Seguridad del Gobierno de Canarias, que también señala que el problema no reside en el programa, sino en los servidores, creó el pasado miércoles un grupo operativo de urgencia formado por personal técnico tanto del Ejecutivo canario como de las empresas que dan este servicio, como Acentur y Microsoft, para resolver este problema en el menor tiempo posible y mantener informados a los usuarios de las incidencias en el mismo.

En este sentido, desde la Consejería de Justicia y Seguridad señalaron que "las pruebas y controles realizados, hasta las 11:00 horas de ayer, han dado bueno resultados", aunque reconocen que se trata de un problema "grave" para el correcto funcionamiento de la Administración de Justicia de Canarias.

Mientras tanto, se ha recomendado a los funcionarios, a los que "se informa puntualmente de cómo evoluciona la situación", que "procedan a tramitar de manera manual" y que trabajen en el programa Microsoft Word.

la clave

Doble trabajo para los funcionarios

Las continuas "caídas" de los servidores del organismo de Justicia en las Islas, generado por la instalación del nuevo sistema "Atlante II", provoca que los funcionarios no puedan desarrollar su labor de forma eficiente. "Si estamos trabajando en la aplicación y los servidores se caen, perdemos todo el trabajo que hemos realizado, por lo que tenemos que volver a empezar", explican algunos de los afectados. Esta situación se vive en la capital tinerfeña desde hace cuatro días, pero es el "pan de cada día" en otros juzgados de la Isla que tienen el nuevo sistema instalado desde hace más tiempo. Un ejemplo es el Partido Judicial de Granadilla, donde se instaló "Atlante II" el pasado mes de diciembre. "No se trata de los problemas de adaptación a un nuevo sistema, sino que llevamos casi un año perdiendo el trabajo que realizamos cada vez que se cae la aplicación, que es de forma continua", explican algunos afectados de este Partido Judicial, quienes destacan que trabajar en Microsoft Word sólo implica "doble trabajo, porque todo hay que pasarlo después a Atlante II". Éste no es el único inconveniente de la instalación, pues las continuas actualizaciones dejan inoperativo el sistema durante todo un día. "Nos avisan con 24 horas de antelación de que al día siguiente no podrá funcionar la aplicación porque van a continuar con la actualización, por lo que rápidamente debemos imprimir todas las plantillas necesarias y documentación para poder trabajar al día siguiente en Word", explica personal de Justicia de Granadilla, que destaca que el pasado sábado entraron en el Juzgado de Guardia "varios detenidos, a los que costó atender correctamente, aunque se pudo con mucho esfuerzo, porque no se podía utilizar el sistema de gestión procesal".