El Ayuntamiento de Los Llanos perderá los 28.700 euros con los que contaba como subvención del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino para la instalación de una oficina de turismo en Puerto de Naos, que fue retirada por las quejas vecinales generadas por disconformidad con el modelo elegido. El alcalde, Juan Ramón Rodríguez Marín, acusó ayer al concejal del CCN, Indalecio Pérez, de actuar como un "chivato" al denunciar en el ámbito judicial una supuesta falsedad documental en el expediente del quiosco turístico adquirido y no instalado.

Según Rodríguez Marín, "es lamentable la poca inteligencia y falta de sentido común que ha demostrado el portavoz del CCN con su denuncia, porque lo sucedido, lejos de ser un delito, supondrá la pérdida para el ayuntamiento de la subvención". El caso es que "el consistorio no había presentado aún documentación alguna acreditativa, a ninguna instancia supramunicipal, sobre el gasto ejecutado del quiosco que finalmente no se instaló, por lo que del ayuntamiento no ha salido ningún documento alusivo al expediente".

Esto significa que la presencia de un acta de recepción de obra adelantando a la fecha real de entrega de la misma, que aparece en junio y no en agosto, como realmente fue, "no se convierte en delito porque ni se ha pagado, ni se ha presentado justificación para la obtención de la subvención que se concedió, debido precisamente a las discrepancias surgidas con el modelo de quiosco que la empresa colocó", según entiende Marín.

Pero, añadió el alcalde, "ahora la actitud infantil de chivarse, por parte del concejal estrella, obcecado por la ira que tiene contra este alcalde, sí que genera un inconveniente insalvable que nos obliga a renunciar a esa ayuda estatal, precisamente para no incurrir en irregularidades".

Un mero formalismo.- Juan Ramón Rodríguez Marín recuerda que el día que se firmó el acta de recepción, ya se tenía constancia de que la oficina se encontraba de camino a La Palma: "Nuestra intención era cumplir con un mero formalismo y tener el expediente cumplimentado, quedando pendiente el pago hasta la completa instalación de la oficina, que aún no se ha producido". Al respecto, dijo: "Otra cosa diferente sería que el ayuntamiento no ejecutase el proyecto subvencionado y pretendiese quedarse con el dinero presentando documentación falsa, pero ese no es el caso".

Lo volvería a hacer.- En cuanto a la retirada de la caseta turística por el disgusto vecinal, el mandatario tiene claro que "si volviese a ocurrir haría lo mismo. Es preferible perder los 28.700 euros que tener a un pueblo molesto, con razón, por un inmueble que no está acorde con las aspiraciones ni del ayuntamiento, ni de los vecinos". En ese sentido, añadió: "Asumo con total humildad la responsabilidad que emane de este proceso, porque mi única intención era no perder la colaboración económica externa. Esta claro que el dinero no se ha malgastado, ni ha ido a ningún destino ilegal, como dijeron".