Miembros de la Policía Local de Arona detuvieron a un hombre durante la noche del pasado martes como presunto autor de los delitos de lesiones y contra la libertad sexual. La víctima fue una niña de tres años, hija de su pareja sentimental, que sufre golpes, quemaduras, así como desgarros vaginales y anales, según el médico que la atendió en un primer momento en el centro de salud de El Mojón.

El estado de la menor llegó a ser tan grave que en las citadas instalaciones sanitarias sufrió dos paradas cardiorrespiratorias casi consecutivas, de las que pudo ser reanimada por el personal del complejo. De hecho, el estado de la pequeña aconsejó su traslado al Hospital Universitario Nuestra Señora de la Candelaria.

El servicio fue desarrollado en un primer momento por agentes de la Unidad de Prevención Policial (UPP), que acudieron a El Mojón a las 22:20 horas.

Desde el primer instante, el facultativo los informa de que está tratando a una niña por lesiones supuestamente compatibles con un caso de malos tratos en el ámbito familiar.

Al parecer, la pequeña ingresó en el centro con una parada cardiorrespiratoria y, tras efectuarle diferentes técnicas de reanimación, pudo recuperar sus constantes vitales.

Con posterioridad sufrió una nueva parada, por lo que el personal debió aplicarle, por segunda vez, técnicas de reanimación.

A raíz de la primera observación, no se descarta que las citadas paradas cardiorrespiratorias fueran provocadas por los politraumatismos que sufre la víctima. En esa inspección inicial se detectan desgarros en la zona anal y vaginal. Además, en esta última presentaba signos de hemorragia.

El presunto autor de las lesiones y el delito contra la libertad sexual, identificado como D.P.V., fue entrevistado por los agentes municipales y reconoció que él es el único varón que cuida de la afectada, puesto que su padre biológico reside en Madrid y la madre es su compañera sentimental.

Ante las respuestas incoherentes ofrecidas por el acusado sobre el origen de las quemaduras y las diferentes lesiones que tiene la menor, el individuo fue apresado sin que ofreciera ningún tipo de resistencia.

El individuo fue entregado a los profesionales del Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil destinados en Playa de las Américas.

El individuo, de 24 años y vecino de Arona, llevó a la pequeña al centro sanitario, según la información divulgada ayer por parte del Instituto Armado.

Según pudo saber EL DÍA a primeras horas de la tarde de ayer de fuentes cercanas a la investigación, la niña de tres años continuaba en estado de coma, permanecía ingresada en la Unidad de Vigilancia Intensiva (UVI) y se temía por su vida.