El Cabildo de Tenerife cuenta con un total de 21.933.651 metros cuadrados (2.193,3 hectáreas) para la repoblación de la corona forestal, gracias a un concienzudo plan de repoblamiento vegetal de las distintas vertientes de la Isla con el objetivo de reforzar la masa forestal de la Isla, un valor esencial para el mantenimiento y recuperación del paisaje como activo importante de cara al exterior y para incrementar las reservas hídricas.

Estos metros cuadrados se han adquirido a lo largo de los últimos 30 años a través de la compra de fincas a privados lindantes con la corona forestal de la Isla. Con posterioridad, las mismas se han incorporado al programa de repoblación que desarrolla el área de Medio Ambiente a través de la unidad de Patrimonio del Cabildo de Tenerife.

De hecho, la Institución insular es propietaria en estos momentos de terrenos con este fin en los municipios de Arico (11.400.310 metros cuadrados), Buenavista (3.181.668 metros cuadrados), Candelaria (362.426 metros cuadrados), Fasnia (2.866.624 metros cuadrados), Granadilla (246.767 metros cuadrados), Güímar (901.442 metros cuadrados), Los Silos (2.433.046 metros cuadrados), Santa Cruz de Tenerife (505.493 metros cuadrados) y Vilaflor (35.875 metros cuadrados).

Durante los últimos años el servicio de Hacienda conjuntamente con el de Medio Ambiente han intensificado los procesos de adquisición de fincas en la Isla. De esta forma, entre los ejercicios 2000 y 2007, el Cabildo tinerfeño ha adquirido una superficie de 6.762.820 metros cuadrados (676,2 hectáreas) pertenecientes a fincas colindantes con la corona forestal. Las mismas han supuesto una inversión de 1.775.255,47 euros, cantidad a la que hay que sumar varias partidas económicas más en concepto de trabajos de reforestación.

El máximo responsable del área de Patrimonio, el consejero de Hacienda y Presidencia, Víctor Pérez, aseguró que "la adquisición de fincas por parte del Cabildo ha sido una tarea de años. Esto ha sido un proceso permanente, mes a mes, año tras año... Son procedimientos engorrosos por los problemas que les rodea. Los terrenos lindan con la corona forestal y en muchas ocasiones no están inscritas o no se tiene claro la propiedad. Los años nos han dado una gran experiencia administrativa que nos ayuda a la adquisición de fincas de una forma pacífica".

"Es una excelente labor que se está haciendo de manera muy discreta, sin prisa, pero sin pausa permanente para ir consolidando toda la masa forestal de Tenerife", señaló para reconocer con posterioridad la gran labor y trabajo que han realizado los técnicos de Patrimonio y de Medio Ambiente durante todos estos años.

Pérez recordó que "hace 200 años hubo un proceso inverso al actual. Zonas forestales se convertían en fincas de explotación agrícola, sobre todo en el tránsito de las medianías y la zona de la corona forestal. Ahora, como ha bajado la actividad agrícola y se ha ido abandonando, desde hace ya muchos años hemos decidido recuperar estas fincas para incrementar la masa forestal, con los beneficios que eso supone para el paisaje y para las reservas hidráulicas".

Precisamente, el también vicepresidente de la Corporación insular quiso dejar claro los beneficios de contar con una masa forestal importante debido a que la misma supone uno de los mayores atractivos naturales de la Isla, que es uno de los puntos turísticos más importantes del Estado.