Jornada Deportiva
CARRANZA

Premio por el buen fútbol y el contragolpe


24/oct/05 11:52 AM
Edición impresa

1 Cádiz

Armando; Varela, De Quintana, Paz, Raúl López, Suárez (Bezares, m.77), Fleurquin, Enrique Estoyanof, m.73), Sessma, Pavoni y Oli (Benjamín, m.79).

0 Atletic Bilbao

Aranzubia; Expósito, Murillo, Luis Prieto, Casas (Lacruz, m.46), Orbaiz, Gurpegi, Iraola, Yeste, Etxebarria (Urzaiz, m.46) y Javi González (Tiko, m.73).

Árbitro:

Mejía Dávila (Madrileño). Tarjeta amarilla a Oli y a Benjamín.

Gol:

1.0, m. 13: Enrique.

Incidencias:

Octava jornada de primera división. Unos 21.500 espectadores en el Carranza, entre ellos 200 del Athletic. Armando mostró a la afición el trofeo Zamora que conquistó la pasada temporada. Se guardó un minuto de silencio por la muerte del ex entrenador del Cádiz Dragoljub Milosevic.

EFE, Cádiz

"Los leones fueron domados por Hércules, fundador de Cádiz". Así reza la leyenda y así lo llevaron a la práctica los pupilos de Víctor Espárrago, que en un alarde de buen fútbol de contragolpe y trabajo, dominaron a un Athletic que decepcionó de principio a fin.

Un Cádiz con casta y mucho peligro en las bandas sorprendió desde el principio a un Athletic en horas bajas que no despuntaba sobre el césped del Carranza como un histórico. El equipo de Mendilibar no tiró entre los tres palos en toda la primera mitad.

Si lo hizo el Cádiz, y muy bien, en el minuto 13 cuando un centro de Sessma desde la izquierda lo despejó mal Aranzubia y facilitó a Enrique que, con temple, marcó el 1-0.

Por aquel entonces el Cádiz era infinitamente mejor, anulando a unos "leones" que solo sacaron las uñas tras el gol, con algunos toques de balón y mayor posesión, pero sin inquietar a un Armando que parecía un espectador más.

Un cabezazo alto de Gurpegi en el minuto 26 fue la mejor ocasión de los vascos. Un minuto después, Oli, en caída y de media chilena, avisó del segundo gol que sí marcó Fleurquin en el 33, pero fue anulado por falta previa del asturiano a un defensor bilbaíno. La afición local protestó ruidosamente porque en el mismo minuto Gurpegi tocó el balón con la mano dentro de su área y la jugada no tuvo castigo. Poco antes del descanso, con un Cádiz inmenso en el ataque, Enrique hizo un buen centro pero ni Oli ni Sessma acertaron a marcar.

En la segunda mitad Mendilibar dio salida a Urzaiz y a Lacruz para dar mordiente a su equipo, pero el Cádiz continuó con el mono de trabajo puesto, atajando cualquier conato de peligro.

CARRANZA