Tenerife Sur

Patrona de Canarias

Fue hace 446 años, en 1559, cuando el Papa Clemente VIII declaró a la Virgen de Candelaria Patrona de Canarias, que desde 1867 es Patrona Principal del Archipiélago por bula de Pío IX.
EL DÍA, Candelaria
13/mar/05 20:28 PM
Edición impresa

Hoy hace 56 años y 12 días desde que, por iniciativa del único tinerfeño que ha sido obispo de la Diócesis Nivariense, el güimarero Domingo Pérez Cáceres, comenzó la construcción de la nueva Basílica de Candelaria, obra diseñada por el arquitecto granadillero José Enrique Marrero Regalado, cuya edificación concluyó una década después, siendo consagrada e inaugurada el 1 de febrero de 1959.

Tal día como ese, pero de 1986, tomó posesión de su cargo como rector del Santuario mariano de Tenerife el padre dominico Jesús Mendoza, quien es responsable de un lugar por el que cada semana pasan más de 3.000 personas. Sólo con aludir a los datos históricos, es firme valedor del patronazgo de la Virgen, que un siglo antes (en torno a 1391) de la incorporación de Tenerife a la corona de Castilla fue encontrada por los aborígenes en la playa de Chimisay, hoy El Socorro (Güímar).

Casi dos siglos después de su aparición a los guanches, en 1559 el Papa Clemente VIII declara la Virgen de Candelaria Patrona de Canarias. Sí, la misma que veneraron los aborígenes y que trasladaron hasta Chinguaro, morada del mencey Acaymo y a la que su hijo, Añaterve ordenó llevar en 1464 hasta un lugar más seguro: Ahchbinico, hoy denominada Cueva de San Blas, donde los nativos fueron bautizados el 2 de febrero de 1497 en la primera ceremonia de la Purificación o de Las Candelas.

"Si no hay una revocación de los documentos por parte de Roma, el patronazgo está vigente. Y eso no se ha producido", dice Mendoza. La historia sitúa en el 12 de diciembre de 1867 la proclamación de la Virgen de Candelaria como Patrona Principal del Archipiélago canario por parte de la Consagración de Ritos, durante el papado de Pío IX.

El Rescripto

Joaquín Lluch y Garriga, obispo de Gran Canaria y Administrador Apostólico de Tenerife, ya que la diócesis tinerfeña había sido suprimida, fue quien pidió a la Santa Sede que designara como Patrona Principal del Archipiélago a la Santísima Virgen en el misterio de la Purificación, hecho que formaliza el 20 de noviembre de 1867. Pío IX emite un Rescripto el 12 de diciembre de 1867 que, literalmente, según los datos consultados, señala:

"Para la Diócesis de Canarias y de Tenerife. Reverendísimo señor y hermano: Habiendo expuesto V. E. I. a nuestro Santísimo Padre, el Papa Pío IX, que deseaba que tanto en la Diócesis de Canarias como en la de Tenerife fuese venerada como principal Patrona delante de Dios, según se venía ya verificando antes, la Purificación de la Santísima Virgen María, Su Santidad, acogiendo benignamente las preces dirigidas y elevadas a su conocimiento por el infrascrito secretario de la Congregación de Sagrados Ritos, se ha dignado confirmar como Patrona Principal de ambas Diócesis la Purificación de la Santísima Virgen María, cuya fiesta concedió continuase celebrándose en las Diócesis el día 2 de febrero, con rito doble de primera clase y octava y bajo los dos preceptos, a saber, de oír misa y abstenerse de obras serviles".

Han pasado más de 137 años sin que la Santa Sede se haya pronunciado en otro sentido. Es más, el prior recuerda la existencia de un Decreto posterior por el que la Virgen de Candelaria también ostenta el título de Patrona de la Nación Canaria. "Todo eso sigue vigente hoy", enfatiza.

Fernando Fernández fue presidente de Canarias entre 1987 y 1989 y recibió una carta remitida por el prior Jesús Mendoza en la que le solicitaba que el 2 de febrero fuera declarado fiesta regional, teniendo en cuenta que es la fecha en que se celebra el día de la Virgen de Candelaria, Patrona General del Archipiélago para los creyentes porque así lo decidió la Iglesia en el siglo XVI. Curiosamente, el actual obispo de la Diócesis Nivariense, Felipe Fernández, reivindicó ese patronazgo públicamente hace 41 días, durante la homilía que pronunció ante Adán Martín, presidente autonómico actual, y el millar de fieles que llenaban la Basílica.

Patrimonio turístico

Si bien el 15 de agosto ha sido, tradicionalmente, el día en que los canarios han peregrinado masivamente hasta la Villa Mariana, desde hace varios años aumenta el número de caminantes y devotos, en general, que acuden a la Basílica para participar en la fiesta litúrgica del 2 de febrero. "Eso coloca la fiesta en su lugar", señala Mendoza, quien explica como "dato sociológico" que hace casi 20 años, la imagen de la Patrona General de Canarias "daba la vuelta cómodamente en procesión en torno a la plaza. Hoy, eso es muy difícil".

La estadística refleja que ya son más de 6.000 las personas que asisten a los actos centrales de la festividad del 2 de febrero, lo que multiplica por mil la presencia de fieles un día como ese en el Santuario y su entorno. La Peregrinación Diocesana por la Paz y la recuperación del Camino Viejo de la Virgen, entre otros motivos, han contribuido a recuperar el interés por acudir en romería hasta la Basílica donde mora la imagen de la Patrona General de Canarias.

La Virgen de Candelaria es el principal patrimonio turístico del municipio. "Nosotros reclamamos entornos de silencio y comodidad", explica Jesús Mendoza, quien asegura que este tipo de cosas "están resueltas en cualquier lugar de Europa". A su juicio, la plaza necesita de una remodelación profunda, la zona aledaña requiere ser adecentada. "Esto no es Montserrat, pero no tenemos mucho que envidiar", matiza el prior, para quien queda mucho por hacer en este lugar.

Padres dominicos

En la supervivencia del culto a la Virgen de Candelaria y en la conservación de la Basílica tienen un papel importante los padres dominicos, que el 17 de agosto de 1530 llegaron al lugar y fundaron, cuatro años después, el convento, que fue destruido, al igual que el Santuario, por un gran incendio acaecido el 15 de febrero de 1789. Entonces fue salvada la imagen de la Virgen de Candelaria.

Pero en la historia de los canarios está la noche del 7 de noviembre de 1826. Jesús Mendoza relata que, según los datos conocidos, "una fuerte lluvia y el viento hizo que las aguas crecieran, que las paredes del templo se desplomaran y que la imagen de la virgen se precipitara al mar". Así desapareció aquella reliquia y que sería sustituida por otra creada por Fernando Estévez del Sacramento, que talló la imagen que hoy se venera y que, según algunos expertos, es más perfecta que la anterior.

Pero hay una fecha que pasa desapercibida para el gran público, esa en la que se conmemora el 13 de octubre de 1889, el día en que la Patrona General de Canarias fue coronada pontificialmente por el entonces obispo de Tenerife, Ramón Torrijis y Gómez.

Los padres dominicos retornaron al Santuario y al convento de Nuestra Señora de Candelaria en 1921, lugares que hoy continúan siendo el punto de las Islas que mayor cantidad de visitantes recibe cada año. Desde el mediodía del 12 de agosto de 2004 cuentan con un carillón 10 campanas, seis de nueva creación. En las dos mayores, de 500 y 300 kilos, están inscritos los nombres del obispo, Felipe Fernández, y del prior de la Basílica, Jesús Mendoza.

EL DATO

Candelaria, en Tierra Santa

Entre 1562 y 1771, la imagen de la Virgen de Candelaria fue llevada a La Laguna en 29 ocasiones con ocasión de calamidades públicas, como explica Jesús Mendoza. Ese carácter "viajero" se repitió durante el siglo XX en cuatro ocasiones, una de ellas (1964) para dar la vuelta a la Isla con el objeto de recaudar fondos destinados al nuevo seminario. Ya en 2002 acudió a Santa Cruz, estando previsto que en 2007 lo haga a La Laguna, siguiendo el rito de que la imagen peregrine cada quinquenio a una de ambas ciudades.

Muchos son los pueblos a los que los candelarieros han trasladado una réplica de la Virgen de Candelaria, la imagen religiosa más vendida y más demandada por los fieles y visitantes del Archipiélago, según Francisco García, empresario destacado de este tipo de establecimientos. De hecho, el prior de la Basílica, Jesús Mendoza, explica que en la iglesia de La Anunciación (Nazareth), participó en la colocación de un mosaico de la Patrona General de Canarias con motivo de una peregrinación a Tierra Santa realizada durante el último cuarto del siglo pasado. "En ese lugar sólo están las patronas de regiones y países, y ahí está la Virgen de Candelaria", señaló con orgullo.