Última
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Los Mossos retiran la acampada independentista de la plaza de Sant Jaume leer
A BABOR FRANCISCO POMARES

La ministra muda

6/sep/18 6:16 AM
Edición impresa

Uno, que lleva ya en esto unos cuantos años, se quedó el martes perplejo al saber que la ministra Reyes Maroto, de tourné por las islas, no solo no iba a reunirse con el Gobierno de Canarias (una práctica chocante y poco acostumbrada, yo diría que incluso algo malcriada), sino que tampoco concedería declaraciones a los medios. Un colega del PSOE me explicó que la ministra no se trata con la prensa, sobre todo después de aquel macanudo estreno llevándole la contraria a Pedro Sánchez con el impuesto al diésel. Al parecer, responsabiliza la ministra a los periodistas del monumental patinazo que tuvo cuando le enmendó la plana a Pedro Sánchez, que acababa de declarar que el Gobierno implantaría en los Presupuestos de 2019 un impuesto al diésel para enfrentarse a una industria contaminante y anticuada. La ministra, que desconocía las declaraciones de Sánchez, aseguró a los medios que le preguntaron que lo del impuesto era un "globo sonda" y que ella trabajaba de forma muy coordinada con el sector para evitarlo. Se quedó tan pancha. Cuando descubrió su metedura de pata, hizo lo que suele hacerse en estos casos. Culpar a los medios. A todos: en este caso todos la habían entendido mal.

La cosa es que Héctor Gómez, que anda ya de precampaña de primarias, se trajo a Canarias a la ministra para pasearla por el Sur, reunirla con los alcaldes turísticos y llevarla al Alfredo Kraus, a un acto de Prensa Ibérica en Las Palmas, en el que se tenía que hablar de Turismo, que la ministra lo es no solo de Industria y Comercio, también del ramo.

Pero en la agenda no le pusieron ni un encuentro con el Gobierno de Canarias, ni tampoco una pastelera rueda de prensa. Como con Rajoy y el plasma, pero además sin plasma. Algunos periodistas irredentos fueron a escuchar su conferencia, a ver si la ministra decía algo de interés, y ocurrió que sí. Ayer andaba el patio entre revuelto y divertido con la ministra muda.

Y es que resulta que la ministra se metió en camisas de once varas: felicitó al Gobierno por los cuartos que va a gastarse en apoyar los videojuegos, porque -según dijo- "a los niños hay que incentivarles la creatividad y que vean que el diseño de videojuegos es una industria". Había que ver la cara de Ángel Víctor Torres, que 24 horas antes había reclamado que los cuartos de los "e-sports" se destinen a Educación Infantil. Entre la cara de circunstancias del socialista y el cachondeíto general, culpa otra vez de los medios (por supuesto), la ministra mudita tuvo aún tiempo para un par de perlas cultivadas: habló de inversiones de su ministerio en materia turística en Canarias, de unas cuantas actuaciones importantes, aunque la geografía no ayude. Porque citó una en el parador del "Club de Tajada". Ya saben, el parador de Cruz de Tejeda que el fuego achicharró en la cumbre grancanaria en septiembre del pasado año. Y otra en Mahón, capital de Menorca. Luego los suyos la disculparon: no quería decir Mahón, sino Mogán. En fin?

Va a ser verdad que es mejor que esta ministra no hable demasiado en público?

A BABOR FRANCISCO POMARES