Última
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Blázquez: "La Iglesia admite los abusos y tiene la firme decisión de erradicarlos" leer
CARMEN TOMÁS

Pensiones, la gran preocupación

29/ago/18 0:40 AM
Edición impresa

E l curso político parece que ha comenzado. Al menos, el lunes se empezó a trabajar en el Congreso de los Diputados. Es de agradecer y una obligación de los políticos que, después de un verano dominado por la tiranía de los lazos amarillos del independentismo en Cataluña y la exhumación de los restos de Franco, se empiece a hablar de lo que realmente preocupa a los ciudadanos. Y en el número uno de esas preocupaciones está, como no podía ser de otra manera, el futuro del sistema público de pensiones. Por fin, todo el mundo admite que el sistema tiene un agujero estructural de muy difícil arreglo y menos si no se ponen ya manos a la obra para corregir las evidentes deficiencias. Es obvio que en un sistema de reparto como el nuestro y de estructura piramidal, el hecho de que la pirámide esté invertida es un gran problema y el invierno demográfico otro. No solo nacen muy pocos niños, sino que los mayores cada vez son más y viven más años.

Los hechos son: el agujero del sistema de pensiones ronda los 20.000 millones, la recaudación anual está ahora mismo en máximo histórico y hay aún más de 3 millones de trabajadores en paro. Y eso a pesar de que el 24 por ciento de las empresas aseguran no encontrar personas cualificadas para determinados trabajos, lo que evidencia que no se está ofreciendo la formación que se demanda. Un asunto que sería para revisar, la formación profesional y la formación de los parados, en lo que no se hace lo suficiente o prácticamente nada.

El caso es que en agosto han saltado las alarmas, porque el gasto en pensiones ha batido récord tras la subida aprobada en los Presupuestos y por el aumento del número de pensionistas. El Gobierno y Podemos quieren subir aún más las pensiones y cargarlo a impuestos y a deuda que está en el 100 por cien del PIB. Obviamente, ninguna de las dos es una solución. Son nuevos parches para el cortísimo plazo. De nuevo una patada al balón, a la espera de que algún gobierno algún día quiera afrontar la realidad de que el sistema a largo plazo necesita reformas de calado, sin duda impopulares.

CARMEN TOMÁS