Última
A BABOR FRANCISCO POMARES

De confianza

30/ene/18 6:21 AM
Edición impresa

Carolina Darias suspendió ayer el pleno del Parlamento por una tormenta que aún no había interrumpido los enlaces aéreos y marítimos entre las Islas. Mientras los curritos de esta región archipielágica seguimos saltando ente peñascos para ocuparnos de nuestros asuntos, Sus Señorías son eximidas de asistir al pleno, sin merma alguna de sus retribuciones, porque a doña Carolina le preocupa que no puedan volver a tiempo a casa. El pleno se retrasa una semana, y con él los asuntos que iban a ser debatidos: la primera lectura, el proyecto de ley de Servicios Sociales de Canarias, la toma en consideración del proyecto de ley de Memoria Histórica y la votación de las candidaturas para proveer dos vacantes en el Consejo Rector de la Televisión Canaria. Una votación, esta última, que ya se había celebrado en dos ocasiones con anterioridad, sin éxito, y que ayer se enfrentaba a una aprobación muy justita, respaldada por los votos de los partidos proponentes -CC y PSOE- y los gomeros de Curbelo. Un asunto, por cierto, enturbiado por el penúltimo episodio de la bronca-culebrón entre la empresa que aspira a renovar el contrato de los servicios informativos y el señor Negrín.

Ocurre que la radio canaria decidió la pasada semana sustituir a dos de sus colaboradores, vinculados ambos al rotativo Canarias 7. Según el periódico, porque sus colaboradores eran críticos en la radio pública con las decisiones de Negrín, y según Negrín, porque había que frenar la caída de las audiencias de la radio, muy pronunciada en los últimos tiempos, y porque Canarias 7 tiene cinco colaboradores en la radio, y son muchos. Una pelea que desde el periódico se presenta como un atentado a la libertad de expresión, y que en el Ente se explica como resultado de un ajuste necesario para mejorar la audiencia y abrir las tertulias de la radio autonómica -monopolizadas por Canarias 7- a periodistas de otros medios. Pero resulta que uno de los colaboradores sustituidos es el socialista Rafael Álvarez Gil, columnista habitual del periódico. Su cese ha provocado la intervención del mismísimo Diputado del Común, que ha decidido plantear una queja por la decisión de la radio, abriendo una curiosa derivada, al saberse que el tertuliano y columnista cobra además como asesor de Saavedra, algo a lo que Saavedra no hizo mención al anunciar su queja de oficio. No está claro si para asesorar al Diputado del Común hay que pedir compatibilidad, pero sí creo que para presentar una queja sobre este asunto, Saavedra debería "incompatibilizarse" por tratarse de un cargo suyo de confianza, nombrado por él mismo a dedo.

En fin, a lo que iba, que con la suspensión del pleno, tendremos otra semanita para seguir encontrándonos con muchas más noticias sobre la intrínseca perversidad de Santiago Negrín. Canarias 7 ocupó ayer cinco páginas de su edición (portada a cinco columnas incluida) para ocuparse de la sustitución de Manolo Mederos, exresponsable de contenidos de Videoreport (empresa licitadora del contrato de informativos de la tele canaria) y hoy director adjunto de Canarias 7, y del asesor de confianza de Saavedra. Hacer un periódico es muy complicado, y además los lunes suelen andar escasos de información no deportiva, pero cinco páginas para denunciar la denominada "purga de los tertulianos" parecen demasiadas páginas. No sé yo cuál será la influencia informativa de la radio autonómica, pero debe ser enorme cuando un periódico se toma este asunto tan a pecho. Y esto es solo el principio de esta semana de tormentas.

A BABOR FRANCISCO POMARES