Tenerife

La nueva gestión de los residuos insulares será por quince años

El área de Medio Ambiente espera que sea aprobado por el Consejo de Gobierno del Cabildo de Tenerife en el primer semestre y que se pueda adjudicar antes de que finalice este ejercicio.
Miguel Ángel Ruiz, S/C de Tenerife
4/feb/18 6:49 AM
Edición impresa
La nueva gestión de los residuos insulares será por quince años

El nuevo pliego para la gestión de los residuos en el Complejo Ambiental de Arico está más cerca. En declaraciones a EL DÍA, el vicepresidente tercero de la Corporación insular, José Antonio Valbuena, avanzó que el citado documento "ya está elaborado y esta semana entró en los servicios jurídicos del Cabildo".

Ahora mismo, el Complejo Ambiental de Arico funciona a través de una prórroga y con el nuevo modelo se ha planteado inicialmente a quince años: "Es lo que queremos hacer y, además, al nuevo adjudicatario le fijamos un objetivo de tratamiento de residuos en función a la evolución de los últimos años, de manera que si se pasa de ese objetivo y, por lo tanto, entierra más, el precio por tonelada le irá bajando a modo de penalización. Al contrario, si mejora, si mete en celdas menos de lo normal que estimamos, lo que hacemos es que esas toneladas de menos se las pagamos a más; es decir, lo premiamos, de manera que el negocio no será como hasta ahora, que sería enterrar".

Valbuena añadió que el beneficio económico será "la capacidad que tenga el concesionario de aprovechar lo que le llega al complejo y, paralelamente, iremos incrementando las políticas para separar los residuos. Al final, al concesionario lo que le va a llegar es el contenedor gris, el que tenemos en nuestro municipio, el resto no le va a llegar".

"En ese contenedor gris lo que queremos es que cada vez entren menos toneladas, y las que se obtengan el concesionario sea capaz de aprovechar más de lo que actualmente existe. A día de hoy, con el modelo actual, no existe ningún tipo de incentivo con el concesionario para a mejorar y que cada vez entierre menos. Con el nuevo modelo, sí se premiará a medida que vaya recuperando más, y a al contrario, se irá castigando a medida que no cumpla con los objetivos que se marca el Cabildo. Entendemos que será un modelo más sostenible que el actual, y acorde con los tiempos. Paralelamente, seguiremos avanzando en otras medidas para poder ir reduciendo nuestra generación de residuos", manifestó el consejero.

El también consejero insular de Sostenibilidad, Medio Ambiente, Aguas y Seguridad manifestó: "Esto es un proceso largo. No es un contrato sencillo; es el más complejo y complicado que ha tenido el Cabildo de Tenerife en sus últimos veinte años. No ha habido un contrato como este por el montante y por su complejidad".

Explicó que ahora el nuevo pliego tendrá que "ir por todos los servicios internos de la Corporación, incluso lo verá el Ministerio de Hacienda, que tiene que informar al respecto. Después, hay que atender sus alegaciones, y la idea es que en esta primera mitad del año lo podamos aprobar en el Consejo de Gobierno del Cabildo para poderlo licitar y ver si somos capaces de, a finales de este año, tener adjudicado el contrato. Dependerá mucho de las observaciones. Es más, será el primero que se haga con la nueva Ley de Contratos del Sector Público. Será complejo".

Un millón de euros para retirar los neumáticos

En el Complejo Ambiental de Arico hay acumulados 7.648.000 kilos de neumáticos. Al respecto, Valbuena asegura que "este asunto ya lo tenemos incluido en los presupuestos de 2018".

El consejero reconoció que el compromiso es que este año se retiren los neumáticos: "Para ello, tenemos presupuestado en el área mas de un millón de euros para retirarlos, de manera que también sacaremos a concurso esta retirada y la idea es que salgan en este ejercicio", dijo.

"Las fórmulas que se han hecho no han dado resultado. Se licitaban a ver si alguien los quería comprar, y eso al final ha sido un fracaso. Al final, optamos por lo siguiente: entre los distintos gestores autorizados que hay de neumáticos se saca a concurso para ver quien se los quiere llevar. Por lo tanto, será un gestor autorizado el que se tenga que llevarse estos neumáticos", aseveró Valbuena.

Además de los neumáticos, el consejero apuntó: "Hemos empezado a poner minipuntos limpios en la Isla, ya hay cuatro y ahora queremos poner diez más. Es una especie de contenedor que se colocarán en los distintos barrios de las ciudades, con lo cual el ciudadanos tienen más facilidades para tirar un ordenador viejo u otros electrodomésticos. El Cabildo los cede a los ayuntamientos, los cuales se responsabilizan del mismo, pero es la Corporación insular la que retira los residuos. Aspiramos a que cada municipio tengo uno".

Salida para aprovechar el rabo de gato

Valbuena también avanzó que la Cátedra de Desarrollo Sostenible con la Universidad de La Laguna ya se va a poner en marcha. "Queremos empezar a desarrollar los primeros trabajos de investigación, y hay uno con el que tenemos depositadas muchas esperanzas", dijo. El consejero insular apuntó que la Facultad de Bellas Artes "hizo hace unos años un trabajo de investigación de cómo aprovechar el rabo de gato en la Isla. Esos trabajos en su momento se dejaron de financiar por la crisis, y sabemos que hay un interés muy importante por parte de sectores productivos de Tenerife de poder acelerar esta investigación". Según Valbuena, esta facultad obtuvo resultados sobre "la calidad de los papeles que se podían hacer con el rabo de gato, incluso para envoltorios o pequeñas cápsulas para la jardinería, que eran muy positivos. Se necesita un nuevo impulso en esta materia, y aportaremos 15.000 euros cada año para concluir este trabajo. Somos muy optimistas; el rabo de gato que ahora es un problema se puede convertir en una oportunidad".