Tenerife

La Orotava no renuncia a la vía de ronda para sacar el tráfico del casco

El proyecto de la carretera de circunvalación del centro villero, desde la TF-5 hasta la TF-21, se mantiene en el PGO a la espera de lograr los alrededor de 30 millones de euros que costaría.
Raúl Sánchez, La Orotava
13/oct/16 3:56 AM
Edición impresa
El trazado pasa por el barranco de La Arena, entre la charca y el campo de fútbol Quiquirá.

La Villa de La Orotava no renuncia a la vía de ronda o de circunvalación que permitiría sacar el tráfico del casco histórico e iniciar un proceso de peatonalización de algunas de las calles más emblemáticas del centro. El municipio norteño mantendrá en su nuevo Plan General de Ordenación (PGO) el trazado de una nueva vía que conecte la autopista del Norte (TF-5) con la carretera de acceso a la zona alta y el Parque Nacional del Teide (TF-21) desde la zona de Risco Caído, La Charca de Los Ascanio y el campo de fútbol Quiquirá hasta el entorno de Los Pinos, pasando por Los Frontones, Las Dehesas, la trasera de Los Cuartos y La Cañada. El proyecto y la necesidad existen, ahora falta lograr los entre 20 y 30 millones de euros que costaría la obra.

Esta vía es un proyecto que se inició en los últimos años del siglo XX y que ya se incluyó en el PGO de 2003, aunque su elevada pendiente, superior al 10%, mantuvo su trazado en suspensión hasta 2006. Hace ya diez años que el Ayuntamiento villero, con el apoyo de la Consejería regional de Obras Públicas, corrigió las deficiencias técnicas del proyecto y convenció al Cabildo de Tenerife y a la Cotmac de su viabilidad técnica.

La Orotava quiere seguir el ejemplo de municipios como La Laguna, donde la vía de ronda permitió sacar el tráfico de las calles del casco histórico, peatonalizarlas y revalorizarlas. Tras el fiasco de la peatonalización de un tramo de la calle Carrera Escultor Estévez en el año 2012, el gobierno villero (CC) tiene claro que no va a peatonalizar ninguna otra calle hasta que el tráfico se desvíe por la vía de ronda o circunvalación.

En la actualidad prácticamente todo el tráfico que va hacia los barrios de medianías y el Parque Nacional del Teide pasa por El Ramal y las calles Obispo Benítez de Lugo, Sor Soledad Cobián y La Torrita. Mientras que la mayoría de los vehículos que van hacia núcleos como San Antonio y La Perdoma circulan por las principales calles del casco histórico, como Carrera Escultor Estévez o San Francisco.

El alcalde, Francisco Linares (CC), deja claro que esa vía es una de las claves del desarrollo futuro de La Orotava, pero también reconoce que "en las circunstancias actuales no es una prioridad, debido a su elevado coste, que se cifra entre 20 y 30 millones de euros".

"Su principal problema es el elevadísimo coste, pero sigue contemplada como una obra de futuro en el PGO. Es una vía que, cuando se haga, servirá de desahogo y permitirá ir cerrando calles en el casco histórico para que sea visitable a pie, y no en coche como ocurre ahora", explica.

La circunvalación de La Orotava está por detrás de obras como el carril para guaguas y vehículos de alta ocupación de la autopista del Norte (TF-5), el cierre del anillo insular o la mejora de la totalidad de la TF-21.

Un proyecto desarrollado a principios del siglo XXI

La vía de circunvalación de La Orotava es un proyecto que surgió a finales del siglo XX y que se desarrolló en los primeros años del siglo XXI. Su trazado ya cuenta con el visto bueno de las administraciones implicadas desde hace una década, pero su elevado coste la mantiene en lista de espera.

La polémica Vía Diagonal, descartada por completo

Linares siempre insiste en recordar que la vía de circunvalación o de ronda no tiene nada que ver con la polémica Vía Diagonal, ampliamente contestada por su afección a la Villa Arriba. El alcalde recalca que la Vía Diagonal "está descartada por completo" y no aparecerá en el nuevo PGO, en trámite.