Tenerife
RICARDO GUERRERO LEMUS

Las encuestas electorales como arma política


4/ene/03 12:11 PM
Edición impresa

En los últimos meses estamos asistiendo al anuncio de resultados de encuestas, especialmente encargadas por CC y PP, que, desde mi punto de vista, tratan de desanimar al electorado de cara a la próxima cita del 25 de mayo de 2003. Casos paradigmáticos e inverosímiles son el anuncio de que ATI en La Orotava pueda aumentar el número de concejales de su formación o que el partido conservador prácticamente iguale en intención de voto a los nacionalinsularistas.

La realidad política insular es evidente, con cuatro opciones políticas trabajando con mayor o menor fortuna desde hace ya tiempo. En primer lugar tenemos a Coalición Canaria, con claros signos de agotamiento por el desgaste de tantos años de gobierno y con la percepción ciudadana de que los intereses generales se han deteriorado en los años de su gobierno (problemas energéticos, desarrollo urbanístico incontrolado, colapso de carreteras y autopistas, estancamiento o retroceso de los ingresos del sector turístico, crisis del comercio tradicional, etc.).

En segundo lugar tenemos a un Partido Socialista consolidado en muchos ayuntamientos de la Isla, que ya deja lejos algunos problemas internos con menor importancia de la señalada por algunos medios de comunicación, con un liderazgo claro, y al que las propias encuestas del Gobierno autónomo auguran un importante crecimiento en la Isla.

En tercer lugar tenemos al Partido Popular, destruido después de tantos años de sumisión a ATI, sin líder insular ni rumbo, y que pervive gracias a la inercia de los votantes que apoyan a este partido en cualquier tipo de convocatoria. Este último aspecto es el que genera la dependencia extrema de los órganos insulares de Partido Popular a los dictámenes de Madrid, dado que los representantes insulares actúan como una franquicia de su matriz nacional.

En cuarto lugar tenemos al Partido Nacionalista Canario, castigado por una injusta ley electoral, y dividido entre quienes quieren acercarse a CC y quienes quieren alejarse porque no creen que ATI - si es que aún se emplean estas siglas - represente nacionalismo alguno. Hay que señalar también la próxima reaparición de algunos partidos sin posibilidades de alcanzar representación pública, pero que pueden ser muy eficientes para reducir los resultados electorales de algunos de los cuatro anteriores; así, los ecologistas le pueden hacer daño al PSC - PSOE, y los independentistas radicales al PNC.

Dicho lo anterior, lo que señalan los expertos en encuestas es que, incluso haciéndolas, los resultados no son muy fiables, porque muchos canarios no son inclinados a decir la verdad cuando se les pregunta, quizá porque aún no se sienten seguros de expresar sus opiniones a encuestadores que trabajan para diferentes partidos políticos.

Por tanto, resulta evidente que no hay que fiarse de las encuestas, especialmente de las que más sorprenden a nuestra percepción, ni permitir que afecten a nuestro estado de ánimo. El resultado de las próximas elecciones depende sólo de nuestro voto el próximo 25 de mayo.

RICARDO GUERRERO LEMUS