Tecnología
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Rivera pide a Calviño que explique si empleó una sociedad instrumental para evadir impuestos leer
BOLLICAO / STUFFMAKER

Bollicao: "En internet, lo interesante es lo que los demás tienen que decirte"

@franciscomesa, Santa Cruz de Tenerife
16/jul/16 11:36 AM
eldia.es
Roberto Greciano

Natural de Lanzarote, es conocida como Bollicao, o por el nombre de su canal de Youtube. Suelen utilizar el término de Youtuber para presentarla aunque últimamente es una apasionada de la red social Snapchat. Su trabajo está relacionado con el mundo del marketing, el talento y las nuevas formas de comunicar. Han pasado más de cinco años desde que empezó a publicar en internet y ha evolucionado con la red generando a su alrededor una comunidad única en la que existe una máxima: ser real.

Normalmente usan el término "youtuber" para presentarla aunque hace tiempo que no es tu canal principal para comunicar, ¿qué término le gustaría que usaran ahora?
Ahora mismo me presentaría como "stuffmaker" (hacedora de cosas) que es el concepto que intento acuñar. No se hacer nada excelente pero hago muchas cosas. Con esta definición me siento muy cómoda, quizás el término creadora de contenidos también sirva, aunque me quede un poco grande.

¿Por qué?
Creo cosas... Pero crear contenidos supone una responsabilidad y una trascendencia que no se si tengo.

Obtener un "like" o "retuit" ha perdido valor

Sin embargo, crea contenidos y genera reacciones. Sus seguidores en las redes sociales reaccionan a sus mensajes, va más allá de crear, hay una respuesta.
Estoy muy contenta porque ahora mismo lo que genero es movimiento. Me siento cómoda en Snapchat porque esa red social no es un "like" o "retuit" que ha perdido valor. Dar al botón de "me gusta" en Facebook es algo fácil. Todavía hay marcas que dicen que esta interacción tiene valor. Sin embargo, se ha convertido en algo natural. Algo implícito en la actividad que se realiza diariamente en las redes sociales. El movimiento por su parte es escribir un comentario valioso, te mandan fotografías o vídeos, realizan comentarios de películas... Eso es movimiento y es lo que estoy generando, ¡y me encanta! Es único porque no lo veo a mi alrededor. Creo que soy mejor comunicadora gracias a que he conseguido conectar mejor con mi público. Había desaprovechado esa oportunidad durante mucho tiempo y ahora que realmente lo hago me siento como en casa, es como tomarse un café con los colegas continuamente y en un mundo tan superficial es de agradecer.

¿Cómo conecta con su público ahora?
Snapchat te permite la conversión íntima y asumir que ellos también tienen sus propias historias que contar. Eso es riquísimo. Anteriormente no lo visualizaba así, creaba contenido y ellos consumían. Era una comunicación principalmente unidireccional. Cuando me di cuenta de que ellos también tenían mucho que aportar algo dentro de mí se rompió. Literalmente fue una catarsis porque me di cuenta de que cuando crean, uno consume ese contenido y ellos te consumen. Es el momento en el que te das cuenta de que la audiencia es más lista que todos nosotros juntos.

¿Eso no era lo que suponía que era Youtube cuando alguien escribía un comentario o respondía con otro vídeo?
Eso era hace seis años y ha dejado de serlo. De hace tres años Youtube se ha convertido en un estercolero y en el momento en el que te das cuenta de que esa es la comunidad que no te aparece ver ni consumir te largas de ahí y encuentras un relevo. En este cambio sí que he encontrado una comunicación directa. La persona que te está escribiendo un comentario solo te lo hace a ti. No hay nadie que pueda venir a retuitear o a "favear" ese comentario. Sea lo más increíble o más horrible sólo me lo dice a mí. No hay interferencias como sucede en otras redes sociales en la que todos pueden participar, es solamente nuestro. 

Aunque la dinámica sea esa, no todo el mundo es capaz de generar ese movimiento que comenta.
Lo escribía en un tuit hace poco, no se si lo que hago es replicable. Le dedico muchas horas y para mí el significado de todo este mundo es mucho más complejo de lo que puede parecer. Soy una persona muy reflexiva, quizás sea la crisis de los 30, y creo que puedo dejar algo mejor y que la huella que puedo dejar es bastante más profunda. Tengo un altavoz tan potente que no me apetece desaprovecharlo. Te das cuenta de que la gente tienen tantas cosas increíbles que decir... No quiero ser la próxima Frida Kahlo o Steve Jobs, pero se que entre la gente que me sigue si que está el próximo líder y para mí es un orgullo. No quiero empoderarme a mí. No me interesa, ya jugué a esa liga y estoy muy contenta en la actualidad. Lo que realmente me interesa es poder decir que están ahí, ¡son mis niños! Ese es el sentimiento, es muy maternal. Cuando tienes ese cariño y empatía real porque ellos si son el futuro, la ecuación cambia completamente y claro que se mueven y se vuelcan contigo. Se que significo algo para ellos ahora y así será en el futuro. No se si todos los youtubers y creadores de contenido podrán decir lo mismo, que la audiencia ha crecido con ellos. En mi caso sí y es maravilloso regalarnos este espectáculo de crecer.

Ayer realizó un encuentro en el marco de TLP Innova./Roberto Greciano

Publica muchísimo en Snapchat, un contenido que se crea y pierde cada 24 horas, ¿todos consumen tan intensamente sus contenidos?
Siempre he creído que hay una plataforma principal rodeada de satélites, aquellas en las que uno pivota y dispersa el contenido. Twitter está en decadencia porque se le ha dado demasiada puerta a que todas las opiniones valen lo mismo y no es así. Traigo mi comunidad de Snapchat a Twitter y viceversa. En Instagram puedo expresarme artísticamente un poco más, puedo divagar en conceptos, que me encanta. En Facebook tengo una viralidad que no entiendo. Y Youtube sigue ahí como un sitio en el que no me apetece estar aunque que no cierro la puerta para volver. Vamos moviéndonos y el público que sólo está en Twitter no se parece al de Snapchat pero son una comunidad. Me siguen personas de entre ocho a sesenta años, de diferentes nacionalidades, géneros, orientaciones sexuales y nos entendemos. ¡Es maravilloso! Lo que tenemos en común es que nos entendemos. No se explicarte lo que conecta. Todos los comentarios que recibo en Snapchat son privados, no hay nada que los conecte pero al mismo tiempo lo están porque somos amigos. Cuando realizando un directo online ellos conectan y son una pequeña microcomunidad... Es maravilloso que cada red social genera su propia comunidad alrededor de mí. Me siento como un árbol que le ha dado la simbiosis a ellos.

En los medios tradicionales parece que el tratamiento a los youtubers parece que tiene que ver más con el mundo rosa que con la actividad que desarrollan. ¿Por qué?
Nos han tratado con desprecio y condescendencia los primeros años en los que los más avispados han sabido de nuestra existencia. Con preguntas como: ¿Cuánto cobras? ¿Cuánto tiempo le dedicas? ¿Qué te motiva? Son preguntas condescendientes que de fondo desprecian el contenido que generamos. Durante esos años nos interesaba que los medios se hicieran eco de lo que hacemos porque te dan una cierta repercusión extra y reconoce el valor de lo que está sucediendo en internet. De repente nos dejó de interesar. A medida de que la condescendencia crecía nos fuimos retirando a un segundo plano. Nos llamaron moda que se iba a pasar, aún no ha sucedido, y pasó algo maravilloso. Se dieron cuenta de que éramos un medio más poderoso que ellos. Generamos contenidos más consultados que los suyos y nos empezaron a utilizar como noticia. Cualquier cosa que hiciéramos como una discusión en las redes sociales era portada digital de un medio tradicional. Me parece deleznable ese "Sálvame" con cazadores de noticias de los creadores de contenidos porque estaban interesados en capturar una audiencia que no tenían y no iban a conseguir de ninguna manera, ni haciendo diez listas de cómo estar estupendo este verano. Ahora hemos pasado de la indiferencia a la repulsa. No queremos estar con medios tradicionales, aunque afortunadamente hay excepciones, porque no nos aporta y no suma. Las noticias relacionadas con los youtubers ahora no son sus declaraciones sino conjeturas que hace el periodista.

Parece contraproducente actuar así. Criticar a un youtuber en un público que no es el suyo hace que sea conocido por un público al que no había llegado y al mismo tiempo genera rechazo entre su comunidad hacia esa marca.
Lo han hecho siempre. No han sabido tratar a este medio digital porque lo han visto como una amenaza o competencia cuando era una oportunidad. La simbiosis que se podía haber formado de comunicación entre un youtuber y un medio de comunicación tradicional la han prostituido completamente. Es como el que utiliza una sartén como martillo, te servirá por un tiempo nada más. La realidad es que ahora hay una actitud soberbia, no debería de ser así, porque los comunicadores generan más que los medios y sienten que no le aportan nada. Lo que pudiesen aportar ya no les interesa porque son los comunicadores los que generan la noticia cuando quieren y será el medio el que va a seguirle para contarla. Alguien que hace esto muy bien es el futbolista Piqué. No da ruedas de prensa, simplemente abre su Periscope o su Facebook Live y él mismo genera la noticia y son los medios los que hablan del jugador. No tiene que ir a ningún sitio para ser noticia, sólo tiene que utilizar su móvil. No necesita de los medios, es al revés. Se han cambiado las tornas y los medios están demostrando que son unos dinosaurios que no han sabido regenerarse y seguir así les aboca a la extinción.
 

En festivales como TLP Tenerife cada vez tiene más presencia los youtubers, viners y creadores que enganchan con sus historias. ¿Es para todos esa vocación por conectar? 
Soy muy nativa de este medio digital y probablemente estaré muy implicada emocionalmente. Veo una desesperación total por conectar. Desde los niños de 12 años de Colombia que me cuentan sus problemas porque necesitan desesperadamente conectar.

¿Es sólo cosa de jóvenes que han nacido con la red?
Los mayores de 25 también. Una de mis mejores amigas no tiene ninguna red social porque no le ha gustado jamás. No sabe como crearse una cuenta de Twitter y no lo entiende tampoco. Pero se ha abierto una cuenta en Snapchat porque quiere seguir mis andanzas. Para mi es complicado contarle a diario lo que hago o no hago porque siempre se me escapa algo. Sólo lo hace por este motivo y le parece interesante porque sabe que puede responderme a un snap. Hay gente que no tiene otra red social y que utiliza este canal porque se dan cuenta de que es algo muy real. Hace un par de días estaba enseñando el Auditorio a uno de los youtubers invitados a TLP Tenerife, Kion, y justo enfrente estaba un señor mayor con su hijo llevando un ramo de flores que tiraba poco a poco al mar. Capturé, preservando sus identidades, exactamente cómo el hombre estaba triste, llorando, por la pérdida de un ser querido. Fue mágico. Es impresionante la cantidad de personas que me dijo: "qué bonito". Fue muy real. Es necesario conectar con lo real. Todos los días desde hace un año y medio no me acuesto sin un amanecer o un atardecer. Me los envían todos los días. Una chica islandesa, de más de treinta años, que da clases de español allí me explica a diario algo de ese país. ¡Es brutal! 

Roberto Greciano

Hace tres años destacaba cómo ser youtuber era una aspiración para los jóvenes, desde hace un año destaca la importancia de Snapchat, ¿qué será lo próximo?
La tendencia va a seguir siendo Snapchat que genera la comunicación más real, va a ser lo que predomine. Youtube se va a convertir en un método de entretenimiento como ya hizo la televisión. Ya se suben más "snaps" al día –mensajes de esta red social– que vídeos a Youtube. De alguna forma va a ser la próxima tendencia en los dos próximos años a no ser que surja una nueva red en ese tiempo.

No es que la gente no quiera conectar. Cada persona tiene sus intereses y es tan rico y te aportan tanto. Se genera un debate enriquecedor sobre la eutanasia, el aborto, lo que sucede en Dallas, la homofobia... Un debate rico que se genera de forma íntima. Los chavales quieren conectar, es evidente, pero los adultos todavía más porque irradia desde dentro porque quiero algo que les aporte. No quieren meterse en redes sociales porque lo que ven son viajes de otros, lo que comen, los eventos a los que van... cosas inaccesibles que no pueden conseguir y generan frustración. ¿Para qué entrar en un mundo en el que solamente hay haters y postureo? Lo que quieren es normalidad, como un hombre tirando rosas al mar emocionado. Eso es lo que quieren.

¿Redes sociales como Facebook o Instagram se ha convertido en el nuevo telediario que sólo muestra la parte más estética de lo que sucede?
Sí, totalmente. Y de cintura para abajo en calzoncillos. Esto es lo mismo. Es un postureo. Instagram pretendía ser un album de recuerdos y no lo es. Es lo perfecto de lo perfecto. Youtube es un intento de hacerlo perfecto pero que parezca imperfecto. Son niños jugando a ser adultos confundiendo a muchos niños y cabreando a muchos adultos. No tiene más. Es ridículo. No quiero un encuadre maravilloso quiero que me aporte algo y no aporta nada. Esa generación de más de 25 no conecta con los youtubers porque ven a niños de casi treinta años diciendo cosas como "20 cosas que me molestan de los colegios" cuando hace quince años que no lo pisan. ¿Qué me están contando? Hacen retos para comunicar arquetipos que son de otras personas. Eso no conecta. Si te muestras vulnerable, como somos todos, contento, triste... los estados de ánimo que todos tenemos y son reales. Automáticamente vas a conectar con personas reales. No son tan valiosas para algunos porque no tienen un millón de seguidores pero son realmente valiosos porque te construyen como ser humano. Suelo utilizar una frase: Si me tuviera que definir por la gente que me sigue, ¡sería tan hermosa! Si me tuviesen que describir ellos sería Angelina Jolie. 

Ese sería un titular tipo para esas entrevistas que comentaba.
Sí... Me siento cómoda con lo que se ha generado a mi alrededor. No se si es replicable, creo que no porque invierto muchas horas en mi comunidad. Alguien me preguntaba hace poco cuánto tiempo invertía en contestar en Snapchat. ¿Yo qué se? No nos preguntamos cuánto invertimos en hablar con mi familia o tomar un café con los colegas. Es el tiempo que queremos y nos apetece. Contesto a todo el mundo pero también es verdad que hay días que me apetece más contestar y otros que solo quiero estar horas con una única persona. No hay un tiempo programado. Esto no es un vídeo o un timeline. ¡Es humanidad! También me recuerdan que las conversaciones se pierden en Snapchat pero es que es lo mismo que sucede en el mundo real. Las conversaciones se guardan, pero en tu memoria. Es más valioso todavía. Tenemos un Diógenes creativo que no es normal. Acumulamos chorradas y tonterías que no volveremos a mirar nunca. ¿Cuándo fue la última vez que miraste las fotos de hace un año? 

Facebook tiene un algoritmo que lo recuerda...
Claro, pero te lo tiene que recordar Facebook. De uno no sale. Alguien tiene que venir y hacernos el trabajo de recordar. Que bonito es estar en la cama tirado y recordar una historia. Cada día recuerdo una historia de alguien de hace meses o años. Cuando recomiendo a alguien es porque hacen historias que me llenan y que hacen que las siga. No hay dinero que pague esas sensaciones que genera. Por más que utilice todos mis argumentos para explicarlo, hasta que no se vive no hay forma de conocerlo. Tiene que ser una persona que se implique emocionalmente con la comunidad que tiene, y no es nada fácil. 

Snapchat es una red social que engancha pero difícil de utilizar al principio ¿Cómo introducirse en ella?
Le diría a quién lo quiero utilizar que Snapchat no es lo que tiene que decir sino de quién se rodee para construirse como mejor persona. Defino Snapchat como la mayéutica que hace la preguntas adecuadas para que la persona pueda entenderse a sí misma. Lo interesante no es lo que tú puedes aportar, sino lo que los demás tienen que decirme. Cómo enriquecen lo que yo hago. Como suman y al final hacen grande el diseño de un arquetipo que he creado. Ellos son los que lo hacen grande y real. Para mí es muy valioso. 

Lo primero que tiene que hacer es descargarse la app. No entender nada, es lo habitual, que dibuje mucho, que siga sin entender nada aunque se frustre, que encuentre a quién seguir desesperadamente, que encuentre a una persona que le guste, a la segunda... que se vuelva a enfadar porque sigue sin conocerlo. Si entiende la realidad como es: trágica, divertida, dura, compleja... Entenderá que es es Snapchat. Es eso.  Cuando se produzca una actualización volverá a frustarse por los cambios pero es el comienzo de un nuevo círculo vicioso y maravilloso al mismo tiempo. Siempre estamos aprendiendo. Snapchat no es otra cosa que la vida, no ha inventado nada. Sólo ha acotado otras redes sociales y lo ha convertido en real. Es "la aplicación" ahora mismo.

BOLLICAO / STUFFMAKER