Tenerife Sur
LO ÚLTIMO:
Se desploma un viaducto en Génova y varios vehículos caen al vacío leer
ANTONIO PASTOR

La AHI, ¿por un plato de lentejas?


29/may/02 19:10 PM
Edición impresa

LA AGRUPACIÓN Herreña Independiente (AHI) parece entender que para ser libres y recibir ciertas prebendas implica estar sometidos a la intolerancia del nacionalismo, o de Coalición Canaria. Tal vez porque perciben que ningún gobierno puede ser en modo alguno eficaz, a menos que posea un poder absoluto, pues sólo la ambición política, no las mejoras sociales, es el objetivo de los llamados nacionalistas.

Decía Voltaire que la sola idea de un control único, como el que pretenden los nacionalistas, le parecía horrenda. Sería triste que la AHI, por experiencias pasadas, vendiera su hegemonía por un plato de lentejas. Debemos mantener la imagen de las dramáticas repercusiones de la pasada tragedia del 31-M en nuestras retinas.

Esta mascarada o fusión que parece están creando elementos políticos motivacionales deben recordarlas los ciudadanos siempre. No es sólo por la opresión recibida y ejercida en esta y anterior legislatura. Es el oscurantismo y la mentira capaz de extinguir la esperanza y el futuro de los canarios, al sentirnos engañados con la cacareada defensa de nuestro territorio sin más. Si es tan nuestro, ¿por qué los nacionalistas permitieron el desastre urbanístico y su deterioro ambiental? Juzguen ahora, que estáis a tiempo.

Nuestra tierra y nuestra cultura es ya patrimonio de la Humanidad, no de unos pocos. Si no lo entendemos así nos quedaremos aislados. El flujo de la inmigración es la prueba irrefutable que nos quitó, a los canarios, la venda de los ojos aflorando la intolerancia, y el racismo de nuestro Gobierno Canario. Cada vez somos más conscientes de que no existe tal nacionalismo. Existen personas y existe una tierra sin condición social ni diferencias de razas. La defensa de nuestra tierra ya no es argumento electoral, necesitamos un programa de actuación y compromiso con nuestro pueblo.

Por eso, el concepto nacionalista se está derrumbando por propia definición. Conociendo esta intolerancia y manipulación, ¿pretenderán en la próxima legislatura que seamos más pobres, más manipulables, incrementar el índice de paro con una pobreza que crece vertiginosamente cada día? ¿Por qué entonces tenemos que reelegirlos? Es hora de que se aporten los argumentos programáticos que nuestro pueblo espera de los futuros y renovadores políticos, a fin de consolidar a esta magnífica sociedad. Si no entendéis el concepto "sostenibilidad social", dejen, al menos, el aire fresco para respirar.

ANTONIO PASTOR