Sucesos

Detenido por atacar con arma blanca a su madre en Los Realejos

La Policía Nacional arrestó a un adolescente de 16 años, que supuestamente sufre una adicción seria a los videojuegos y tuvo una discusión con su progenitora el pasado sábado.
El Día, S/C de Tenerife
24/jul/18 6:10 AM
Edición impresa

Miembros de la Policía Nacional destinados en la Comisaría del Puerto de la Cruz-Los Realejos detuvieron durante la noche del pasado sábado a un menor de 16 años de edad que presuntamente hirió con arma blanca a su madre en el municipio de Los Realejos.

El implicado está acusado de un delito de violencia en el ámbito familiar, a tenor de la información que trascendió ayer.

Los hechos ocurrieron en el interior de la vivienda que comparten, después de que el adolescente y su progenitora mantuvieran una discusión.

Según una de las fuentes consultadas, el joven sufre una adicción seria a los videojuegos.

Ahora, los médicos forenses tratan de determinar si el joven padece algún tipo de problema de salud mental. De hecho, ayer permanecía ingresado en una Unidad de Pisquiatría de un hospital del área metropolitana.

La víctima fue herida con un arma blanca y registró cortes en los brazos, pero su vida no corre peligro.

Tras el violento ataque, agentes de la Policía Nacional fueron activados para que se dirigieran hasta una vivienda situada en una calle próxima al acceso al casco urbano de Los Realejos desde la autopista del Norte (TF-5).

La Policía Nacional se entrevistó con las partes implicadas y, ante las evidencias halladas, trasladó al menor hasta los calabozos de la comisaría portuense. Tras la instrucción de las diligencias oportunas, el arrestado será puesto en breve a disposición de la Fiscalía de Menores de Santa Cruz de Tenerife, que adoptará la medida cautelar que estime oportuna.

La agresión a familiares por menores de edad

En el transcurso de los últimos años, las personas que trabajan con adolescentes que cometen delitos han detectado un incremento relevante de los casos de agresiones a familiares por parte de adolescentes. Generalmente, las víctimas son padres o abuelos. En la inmensa mayoría de los casos, los autores son chicos o chicas que consideran que sus seres queridos no les pueden poner límites a sus pautas de comportamiento.