Sucesos

Amenaza de muerte con un arma blanca a un conocido en El Fraile

La Policía Local de Arona detuvo a un ciudadano de origen iraní de 49 años que sacó un cuchillo de 30 centímetros a un italiano durante la madrugada del pasado jueves.
P.F., S/C de Tenerife
7/abr/18 6:10 AM
Edición impresa

Miembros de la Policía Local de Arona destinados en la Unidad de Prevención Policial (UPP) detuvieron en la madrugada del pasado jueves a un individuo de nacionalidad iraní de 49 años de edad como presunto autor de un delito de amenazas de muerte a un hombre de origen italiano en el barrio de El Fraile. Supuestamente, según las fuentes consultadas, ambas personas se conocían y discutieron por causas que se desconocen.

El ahora apresado y el perjudicado, de 39 años, cenaron juntos y posteriormente se produjo un enfrentamiento verbal que fue a más.

El cuerpo de seguridad municipal recibió dos llamadas por parte del varón transalpino que temía por su vida, ya que supuestamente otro lo amenazaba con un cuchillo de cocina de grandes dimensiones.

De hecho, el ciudadano italiano huyó para evitar ser atacado.

Hasta el lugar donde ocurrieron los hechos acudieron un par de dotaciones de la Unidad de Prevención Policial (UPP), que se entrevistaron con la víctima y se dirigieron al lugar en el que se encontraba el ahora acusado.

El acusado de las amenazas detectó la presencia de los agentes municipales y escapó de estos con la referida arma blanca en una mano. Los funcionarios comprobaron que accedió a un edificio y subió por unas escaleras.

Para proceder al arresto, los integrantes de la UPP se vieron obligados a desenfundar sus armas reglamentarias y una pistola eléctrica, ya que temían que el ciudadano iraní pudiera atacar con el cuchillo a residentes en el inmueble o a ellos mismos.

Finalmente, el acusado de las amenazas de muerte fue apresado y trasladado hasta los calabozos del puesto principal de la Guardia Civil de Playa de las Américas.

Los agentes intervinieron el arma blanca, de 30 centímetros de largo y 17 de hoja.

Al consultar las bases de datos, se comprobó que a la víctima le constaban dos averiguaciones de paradero y domicilio, por lo que también instruyeron otras diligencias por ese motivo.