Sucesos

Un guardia civil libre de servicio ayuda a detener a un conductor ebrio

El agente de Tráfico paralizó el tráfico con su coche particular impidiendo un posible accidente por causa de un hombre que circulaba "de lado a lado" en la TF-5.
P. Fumero, S/C de Tenerife
31/dic/17 6:57 AM
Edición impresa

Hay agentes de los cuerpos de seguridad cuya profesionalidad y compromiso con los ciudadanos va más allá de las horas en que tienen puesto el uniforme o establecido su horario de trabajo.

Así ocurrió con un miembro de la Guardia Civil de Tráfico del Subsector de Tenerife que, hace varias semanas, cuando se encontraba libre de servicio y circulaba con su vehículo particular, evitó que un conductor ebrio provocara un accidente grave en la autopista del Norte (TF-5), concretamente en el término municipal de La Laguna.

El referido agente se desplazaba en su turismo por la citada vía a la altura de Los Rodeos y observó que el vehículo que le precedía, un Peugeot 206, daba "bandazos" entre la mediana y el margen derecho de la calzada, "de lado a lado".

Ante dicha conducta, el funcionario alertó a la central operativa de la Guardia Civil de Tráfico y, además, se colocó en un carril central para evitar que otros conductores que venían tras él se aproximaran al automóvil que circulaba de forma extraña y peligrosa.

De esa manera, el agente logró controlar la situación hasta que llegó una patrulla de la Guardia Civil de Tráfico, que pudo ponerse delante del individuo que realizaba la conducción temeraria.

Siete kilómetros después de que el guardia libre de servicio se percatara de la conducta peligrosa, a la altura de la Curva de Taco, la patrulla consiguió que el conductor implicado, identificado como A.S.P., se desviara hacia la zona de Las Moraditas.

Pero, en un último intento de eludir la intervención del cuerpo de seguridad, el individuo trató de salir de dicho carril de desaceleración, aunque el agente que activó a sus compañeros evitó que huyera, colocando su coche en paralelo al del infractor.

Los guardias civiles de Tráfico le hicieron la prueba de alcoholemia y el conductor arrojó una tasa de 0,60 miligramos de alcohol por litro de aire espirado. Es decir, que se le denunció por un delito contra la seguridad vial por circular bajo los efectos del alcohol y poner en grave riesgo al resto de usuarios de la vía.

Cabe destacar que el agente libre de servicio que activó a sus compañeros fue condecorado el pasado 12 de octubre con la cruz blanca al Mérito Policial por el esclarecimiento del atropello mortal de un ciclista por parte del conductor de un camión que se dio a la fuga y fue identificado y localizado en pocas horas.