Santa Cruz de Tenerife

Detenidas siete personas por robar a turistas en el sur de Tenerife

Los arrestados se introducían en las habitaciones de varios complejos hoteleros Se les acusa de nueve robos con fuerza y un delito de hurto.
Europa Press, S/C de Tenerife
5/nov/17 0:27 AM
Edición impresa

Siete varones de entre 17 y 54 años han sido detenidos como presuntos autores de diversos delitos de robo con fuerza cometidos en complejos vacacionales situados en San Miguel de Abona y Granadilla de Abona (Tenerife), en el marco de la denominada operación Deversorium.

Con esta operación, la Guardia Civil ha conseguido esclarecer nueve delitos de robo con fuerza y un delito de hurto, todos ellos ocurridos en ocho complejos vacacionales de zonas turísticas de San Miguel y Granadilla.

Los hechos se iniciaron a principios de septiembre, cuando se produjo un ligero repunte de los delitos de robo con fuerza y robo con escalo en varios complejos ubicados en estas dos zonas turísticas del sur de la Isla.

Tras detectarse la existencia de dos grupos sin conexión entre sí, los cuales pudieran ser responsables de los hechos, se llevaron a cabo dos investigaciones independientes. Una de ellas culminó con la detención de cinco varones, un menor de 17 años y el resto de 20, 23, 26 y 54 años, cuatro de nacionalidad española y dos extranjeros.

Estas personas, aprovechando un camino costero poco iluminado en Los Abrigos, utilizado principalmente por turistas para pasear, accedían a apartamentos vacacionales cuyos balcones tienen poca altura y en momentos en los que las puertas de acceso a las habitaciones se encontraban abiertas. Así, conseguían acceder al interior y hurtar objetos propiedad principalmente de turistas.

El segundo "modus operandi" de este primer grupo consistía en forzar bares y cafeterías de complejos hoteleros o vacacionales, aprovechando que en horas nocturnas estaban cerrados, y así sustraer el fondo de caja o botellas de licor.

Dinero en efectivo y electrónica

La segunda investigación concluyó con la detención de dos varones de 45 y 23 años que aprovechando que residían cerca de varios complejos hoteleros, accedían a las habitaciones cuando los turistas no estaban y sustraían sus pertenencias, principalmente dinero y objetos electrónicos, tales como terminales móviles, tabletas, entre otros. El visionado de las cámaras de seguridad, diferentes testimonios de testigos presenciales de los hechos, así como la recopilación de informes de patrullas de la Guardia Civil de servicio han sido de gran utilidad para las dos investigaciones.