Sucesos

Un barco intenta introducir 1.600 kilos de pescado en Gran Canaria

Los tripulantes de la embarcación fueron sorprendidos cuando iban a descargar ilegalmente la mercancía en el muelle de Taliarte, en Telde.
Efe, Las Palmas
7/may/17 0:27 AM
Edición impresa

La Guardia Civil ha denunciado a un barco de pesca que fue sorprendido cuando pretendía introducir 1.600 kilos de pescado de forma irregular en el muelle de Taliarte (Telde), tras faenar en aguas de Sierra Leona.

El barco fue sorprendido por la patrullera Río Tambre del Servicio Marítimo Provincial de la Guardia Civil de la Comandancia de Las Palmas, cuando la tripulación pretendía descargar el pescado, indica el instituto armado en un comunicado.

El pesquero, de pabellón español y de 22 metros de eslora y 61 toneladas de desplazamiento, tenía intención de descargar la pesca de manera irregular en Taliarte, cuando la cantidad máxima permitida del género capturado sin declarar por buque son 30 kilogramos.

En las bodegas del buque pesquero había más de tonelada y media de pescado, sobre todo de cherne y abade, que habrían alcanzado unos 20.000 euros de ser vendidos al público.

Esas capturas no se habían consignado en el diario electrónico de pesca y se había falseado su registro, lo que incumple la Ley 3/2001, de 26 de marzo, de Pesca Marítima del Estado.

Asimismo, la tripulación no tenía intención de declarar para la primera venta ni el pesaje del pescado en un Punto de Primera Venta habilitado por el Gobierno de Canarias, incumpliendo el R.D. 418/2015, de 29 de mayo, por el que se regula la primera venta de los productos pesqueros.

Por otra parte, se importaba pescado de Sierra Leona, lo que incumple el acuerdo de pesca con ese citado país en cuanto a las declaraciones de descarga en origen se establecen por convenio.

Por todo ello la Guardia Civil procedió a la inmovilización del buque y al precinto de las bodegas.

Siete denuncias por pesca furtiva

La Guardia Civil comunicó ayer que recientemente interpuso siete denuncias por realizar pesca submarina. Los infractores carecían de documentación para realizar esta actividad y no señalizaron la actividad por medio de una boya, por lo que se trataría de una actividad furtiva. Los hechos se produjeron en la tarde del pasado 26 de abril, cuando una embarcación del Servicio Marítimo Provincial de la Guardia Civil localizó a gran número de pescadores submarinos realizando actividades furtivas en fondos prohibidos próximos a playas y zonas de baño.