Sucesos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Alfonso Serrano abandona la secretaría técnica del CD Tenerife leer

En libertad bajo fianza el autor del disparo al cazador en Granadilla

El acusado pasó a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 del partido de Abona el pasado fin de semana El herido evoluciona de forma favorable.
El Día, S/C de Tenerife
25/ago/13 0:41 AM
Edición impresa

El supuesto autor del disparo que hirió a un cazador el jueves de la semana pasada en Granadilla de Abona quedó en libertad después de pagar la fianza establecida por la autoridad judicial.

Juan Francisco M.R., el hombre de 58 años de edad que fue detenido por dar un tiro con una escopeta al cazador Clemente Barreto Reyes, pasó a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 3 de Granadilla el pasado fin de semana.

Tras tomarle declaración, el juez impuso una fianza que fue abonada por los familiares del hombre acusado de un delito de homicidio en grado de tentativa.

Respecto a la víctima, que trabaja como conductor de la empresa de guaguas Transportes Interurbanos de Tenerife (Titsa), se encuentra desde hace varios días en planta en el Hospital Universitario Nuestra Señora de la Candelaria.

Según explican fuentes de su familia, la evolución de Clemente Barreto es favorable.

Cabe recordar que, durante la tarde del jueves de la semana pasada, es decir el mismo día en que ocurrieron los hechos, el herido fue sometido a una intervención quirúrgica en la zona abdominal.

El cazador recibió, horas antes, perdigones en un hombro, el pecho, el abdomen, las piernas y en la zona genital.

Según señaló la persona que lo acompañaba en esa jornada de caza, el origen de la discusión entre las partes fue la supuesta proximidad de los perros de caza a la finca del hombre que supuestamente efectuó el disparo.

Discusión por los perros

El suceso ocurrió en el barranco de Las Moradas, en las cercanías del caserío de El Desierto. Según un testigo, el ahora acusado advirtió a dos cazadores de la proximidad de sus perros de caza a sus cabras. Despúes de mantener una discusión, el acusado se desplazó en su vehículo a San Isidro, donde cogió una escopeta, volvió a Las Moradas y supuestamente disparó.