Sucesos

Dos rumanos imputados por rajar la cara a un joven en Icod

La Guardia Civil y la Policía Local intervinieron en una pelea que se produjo entre los ciudadanos originarios de Europa del Este y un par de vecinos del municipio norteño en un local situado junto al muelle de la playa de San Marcos.
PEDRO FUMERO, Tenerife
10/nov/10 7:49 AM
Edición impresa

Miembros de la Guardia Civil y agentes de la Policía Local de Icod de los Vinos imputaron a dos ciudadanos de origen rumano como presuntos autores de un delito de lesiones de carácter grave. Como consecuencia de una reyerta, los ciudadanos naturales de Europa del Este hicieron un importante corte en la cara a un joven residente en Icod y de nacionalidad española.

Los hechos ocurrieron concretamente durante el pasado fin de semana en la zona del muelle de la playa de San Marcos, donde se concentran varios locales de ocio y restauración.

Por circunstancias que se desconocen, entre los rumanos y un par de jóvenes del citado municipio norteño se produjo una violenta pelea.

Aunque los motivos reales del enfrentamiento aún están en proceso de investigación por parte del Instituto Armado, las fuerzas de seguridad no descartan que la diferencia entre las partes implicadas se produjera por motivos relacionados con el "trapicheo" de sustancias estupefacientes.

Durante la reyerta, que tuvo lugar entre la medianoche del sábado y primera hora de la madrugada del domingo, uno de los rumanos rompió una botella y con dicho objeto de vidrio le provocó al joven icodense de 22 años un grave corte en el rostro.

Hasta el lugar del suceso acudieron patrullas de la Policía Local, así como de funcionarios Guardia Civil del puesto de Icod de los Vinos.

La víctima fue trasladada a un centro sanitario de la comarca, donde lo atendieron de la grave lesión sufrida.

Supuestamente, vecinos de la zona donde ocurrieron los hechos se han quejado varias veces por el excesivo ruido en el establecimiento donde ocurrieron los hechos, según una de las fuentes consultadas.

Los miembros de las fuerzas de seguridad instruyeron las diligencias por la agresión e imputaron a los ciudadanos rumanos, que ayer prestaron declaración en un Juzgado del partido de Icod.

Supuestamente, uno de los rumanos imputados en este caso de lesiones explota en régimen de arrendamiento el local donde se produjo la reyerta, según la misma fuente.