Santa Cruz de Tenerife

El jefe de la Policía Judicial dice que a Sara Morales pudo ocurrirle "algo serio"

Tras cumplirse dos años de la desaparición de la menor en Las Palmas, el comisario Badenas afirma que se trata de un "caso atípico", pues "no hay ninguna prueba, ningún testigo que esclarezca el asunto".
EFE, Las Palmas
31/jul/08 6:58 AM
Edición impresa

La Policía mantiene un grupo en exclusiva para investigar la desaparición de la joven Sara Morales. Debido al tiempo transcurrido cobra fuerza la hipótesis de que "pudo haberle ocurrido algo serio a la niña", según comentó el comisario del caso, Ignacio Badenas.

"No hay ninguna prueba, ningún testigo, ningún indicio, ningún dato fiable que nos haya podido conducir a esclarecer el caso", afirmó ayer Badenas, comisario de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Las Palmas, en una entrevista a la agencia Efe.

Sara Morales, de 14 años, desapareció el 30 de julio de 2006 tras salir de su casa en el barrio grancanario de Escaleritas para dirigirse a pie a una cita con un amigo de su edad en el centro comercial "La Ballena". Desde ese día, no se ha vuelto a saber nada de ella.

Tras reconocer que se trata de un "caso atípico", Ignacio sostuvo que es "muy probable" que Sara Morales "se haya ido en contra de su voluntad" y no descartó que la menor aparezca con el tiempo, como ha ocurrido en otros casos de menores en España.

-¿Cómo van las pesquisas?

-Después de dos años, las pesquisas obviamente han cambiado; en el inicio había multitud de líneas de investigación, muchas hipótesis que se han ido depurando y ahora hemos reducido muchas líneas por descarte. Se han comprobado todas y cada una de las miles de llamadas que se han recibido y ahora estamos trabajando en unas pequeñas líneas de investigación que, de momento, por desgracia, no han dado sus frutos.

-¿Pero dos años de trabajo po licial y nada en concreto no desaniman?

-Los ánimos obviamente no son los mismos que al principio. Hace un año cambiamos parte del equipo para renovar las ideas. Tenemos un equipo en exclusiva trabajando solamente en ese caso, compuesto por cinco funcionarios de la Brigada de Policía Judicial y dos de la Unidad Central de Madrid, durante 24 horas todos los días del año.

-Un caso sin testigos, sin pistas, sin indicios. ¿Eso es normal en el trabajo policial?

-No es normal. El día de la desaparición era un domingo a las cuatro de la tarde, hacía mucho calor y por la calle no había prácticamente nadie. De hecho, se ha llamado puerta por puerta a todos los vecinos del recorrido que hizo de su casa a "La Ballena", donde llegó, pero nadie la vio, nadie se asomó al balcón. Ningún coche pasó, se ha hablado con los conductores de guaguas y nadie vio nada. Eso dificulta mucho la investigación.

-¿Después de tanto tiempo cuál es la hipótesis de lo que pu do pasar?

-Nosotros hacemos el trabajo por probabilidades. Los datos apuntan que la probabilidad de que se haya ido voluntariamente es mínima, es decir, que es muy probable que ella se haya ido en contra de su voluntad. También existe la posibilidad de que pueda haber pasado algo grave, lo que aumenta a medida que pasa el tiempo. Nunca descartamos nada.

-Usted suele decir que la realidad siempre supera a la ficción.

-Es que es verdad, tenemos ejemplos de ello.

-Pero esos casos conocidos en Europa (Natascha Kampusch, en tre otros) parece que no van con el talante criminal español.

-Pues no. Ha pasado también aquí. El año pasado apareció una chica que llevaba diez años desaparecida y dijo que cuando tenía 16 años se fue con un adulto y no dijo ni adiós a su familia.

-¿Se va a olvidar la Policía de Sara?

-No. La Policía Nacional tiene en Canarias un grupo pionero que trabaja en exclusiva en el caso.