Santa Cruz de Tenerife
ASESINATO

15 años de cárcel para el joven que mató de una paliza a un británico

Las Palmas de Gran Canaria, EFE
29/jul/08 19:45 PM
Edición impresa

La Audiencia de Las Palmas ha condenado a 15 años de prisión al joven Hamed Mohamed Hamed que mató a golpes a un turista británico en un pub de Fuerteventura en la madrugada del 4 de mayo de 2006, según la sentencia hecha pública hoy.

Mohamed Hamed, de 33 años y natural de Melilla, deberá además indemnizar a los herederos de la víctima, Brina Alexander Hobbs, de 52 años, con 60.000 euros, cantidad que fue consignada en una cuenta judicial al inicio del juicio.

Este ingreso con anterioridad al juicio ha permitido aplicar al acusado la atenuante de reparación del daño, por lo que la pena aplicada ha sido de 15 años, señala la sentencia.

En sus fundamentos, explica que en los hechos juzgados concurrieron la alevosía de forma "indudable".

Se trata de un delito de asesinato, "no sólo porque los medios, modos o formas de ejecución empleados por el acusado tendían directamente a asegurar el resultado de muerte, sino porque cuando se inició, la víctima se encontraba borracho y durmiendo en una silla de la terraza del pub, por lo que no tuvo la más mínima oportunidad de defenderse", recoge la sentencia.

En los hechos probados se indica que el acusado sin justificación alguna y sin mediar discusión o provocación le dio un golpe a la víctima que le hizo despertar y quejarse, para, acto seguido, tirarle al suelo y propinarle, con una violencia desmedida, una serie de golpes, patadas y puñetazos, sobre el cuerpo, dirigidos en su mayoría a la cabeza, la cara y el cuello.

El acusado sabía que podía causarle la muerte y, pese a ello, continuó golpeándole y dándole patadas y puñetazos, aceptando la posibilidad de que se produjera su muerte, agrega la sentencia.

Mohamed Hamed había sido condenado con anterioridad por un juzgado de Melilla a dos años de prisión por un delito de robo con fuerza y a seis meses de cárcel por otro delito de desobediencia, y se trasladó a Fuerteventura en abril de 2006 para asistir a un juicio que tenía pendiente en la isla, donde había residido años atrás.

La viuda del fallecido, Anne Merret, se desplazó desde Glasgow (Escocia) a Gran Canaria para seguir el juicio con tribunal jurado, celebrado la pasada semana en la capital grancanaria.