Santa Cruz de Tenerife

Detenida por la Guardia Civil en La Orotava una pareja que vendía drogas desde su domicilio


EL DÍA, S/C de Tenerife
17/mar/02 9:35 AM
Edición impresa

Una pareja sobre la que la Guardia Civil tenía sospechas de que se dedicaba al tráfico de estupefacientes en La Orotava fue detenida el pasado viernes por fuerzas del Instituto Armado, quienes llevaron a cabo un registro domiciliario con el preceptivo mandato judicial y con la ayuda de un perro del Servicio Cinológico incautándose de 47 gramos de cocaína, 60 gramos de hachís, 5 gramos de marihuana y tres pastillas de éxtasis.

Los detenidos fueron identificados como P.D.B., un hombre de 36 años, y la mujer, I.G.E., de 38. Esta pareja había establecido su punto de venta en el interior de su domicilio, sito en el casco urbano de la localidad.

El servicio se inició cuando los guardias civiles del grupo operativo que vigilaban la vivienda observaron cómo desde el interior salía una persona que podía haber adquirido una importante cantidad de droga, ya que los agentes sabían de su actividad desde hacía tiempo. Tras un discreto seguimiento y para que no fuese observada esta acción por los moradores de la vivienda, se comprobó que llevaba 250 gramos de hachís y una bolsita de cocaína con tres gramos.

A continuación se solicitó el oportuno mandato judicial y se procedió al registro del domicilio, donde se halló la cantidad de droga anteriormente citada. Ésta estaba situada en diferentes recovecos de la vivienda y oquedades, por lo que se utilizó el perro antidroga. Tenían también una báscula de precisión y 3.295 euros escondidos dentro de una estufa y que correspondían a las ventas anteriores.

Los detenidos en unión de las diligencias y la droga decomisada pasarán mañana a disposición del juzgado de guardia de La Orotava.

Por otra parte, un nigeriano y un ruandés, identificados como P.O.E., de 23 años, y D.A., de 28, fueron arrestados como presuntos autores de un delito contra la salud pública.

Los detenidos fueron sorprendidos en una oficina postal del partido judicial de La Laguna cuando recogían un paquete procedente de Brasil y que contenía droga. Ante las sospechas fue abierto ante la autoridad judicial y se confirmó la sospecha, ya que ocultos en un doble fondo de unas tapas de libros había 211 gramos de cocaína. La droga había sido detectada en Madrid y el juzgado correspondiente autorizó que continuara a su destinatario - entrega controlada - para lograr la detención de los receptores. Para poder apresarlos, los agentes montaron un dispositivo durante tres días en los exteriores de la oficina de Correos.

Ambos detenidos pasaron a disposición del juzgado número 7 de La Laguna, que se hallaba de guardia.