Sociedad
LO ÚLTIMO:
Londres y Bruselas llegan a un acuerdo a "nivel técnico" sobre el 'brexit' leer

El Seprona forma a 1.800 agentes en sus 30 años de existencia

El Servicio de Protección de la Naturaleza ha multiplicado por tres sus efectivos en tres décadas Ha pasado de ejercer una labor de vigilancia a una investigación más cualificada.
Sagrario Ortega (Efe), Madrid
21/jun/18 6:23 AM
Edición impresa

El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil cumple 30 años, tres décadas en las que ha pasado de 600 a 1.800 agentes y ha evolucionando desde la labor de vigilancia de su primera etapa hacia la investigación más cualificada, en consonancia con la cada vez mayor concienciación ciudadana.

Ayer fue el treinta aniversario de esta unidad, creada en 1988, cuando la Guardia Civil vio necesario poner en marcha una especialidad policial en medio ambiente toda vez que el instituto armado era competente en el 88% del territorio español.

Y lo hizo consciente de que la labor de prevención y vigilancia que con patrullas motorizadas llevaba realizando desde 1982, debía complementarse con equipos de investigación, que ya pudieron contar con la experiencia que sobre el terreno habían adquirido los agentes que recorrían en moto el territorio.

Con esa "base autodidacta", como explica a Efe el capitán José Manuel Vivas, jefe de la Unidad Central Operativa de Medio Ambiente (Ucoma) del Seprona y con 20 años de trayectoria en la unidad, en 1989 empiezan a trabajar los grupos de investigación, cuyas pesquisas se apoyaban en un solo artículo del Código Penal, que todavía no estaba "concienciado" hasta que su reforma de 1995 dedicó a los delitos ecológicos todo un título. Y bajo el paraguas de la norma penal, el Seprona ha ido cualificándose en un aprendizaje a base de "ensayo-error, ensayo-error", como dice Vivas, hasta convertirse en un referente internacional. De hecho, ha formado a unidades policiales similares de Portugal (el Sepna), Ecuador, Guatemala, Turquía, Panamá, Honduras ... Porque España fue el primer país en contar con una unidad específica de investigación ambiental, un modelo que han querido seguir, por ejemplo, Argentina, Eslovaquia, Francia, Chile o Argelia, que han viajado hasta nuestro país para conocer de primera mano el trabajo del Seprona.

La unidad tiene suscritos, además, convenios de colaboración con numerosos servicios de otros países, desde el Reino Unido a Malasia. Y es que ya desde 2008, el Seprona añade a sus operaciones nacionales la participación, e incluso el liderazgo, en otras de carácter internacional, como subraya el jefe de la Ucoma, un grupo cualificado creado en 2000. En toda su trayectoria, los agentes del Seprona han notado como la concienciación de los ciudadanos y de las empresas ha ido en aumento e, incluso, sus conocimientos en materia de medio ambiente. Por ejemplo, especifica Vivas, hace unos años ninguna empresa aportaba la documentación ambiental pertinente, pero "hoy saben perfectamente lo que tienen que tener".

Cree el capitán que la labor del Seprona es muy reconocida y sus agentes se sienten queridos. "Casi nos perdonan que tengamos que denunciarles. Otras funciones policiales coercitivas no tienen igual aceptación", resalta Vivas antes de afirmar que los ciudadanos llamas mucho a la unidad por temas diversos, como vertidos o maltrato animal. "Hay mucha sensibilidad", apostilla.

Y hay también más denuncias, claro. Así, Vivas compara las 400 que se ponían hace cinco años en la Comunidad de Madrid por residuos en talleres y las 4.200 de la última campaña.

Además de las inspecciones periódicas y las investigaciones, que, sin duda, redundan en una mayor concienciación ciudadana, el Seprona desarrolla actividades de fomento de la conductas de respeto a la naturaleza y el medio ambiente, tanto con charlas en colegios como en máster universitarios.

Los agentes trabajan en una diversidad de campos que más que dificultar su labor, les permite abrir su mente, continúa Vivas, que, no obstante, cuentan con una "desventaja" respecto a los que persiguen otros delitos, ya que estos están perfectamente tipificados en el Código Penal, mientras que en medio ambiente la norma está "en blanco".

En suma, el Código Penal define lo que sería delito en estas materias, pero después remite a la norma específica para ver si está recogido en ella. Vivas asegura que el Seprona ha sido pionero en algunas investigaciones, como en la lucha contra el comercio de sustancias que afectan a la capa de ozono, en operaciones a nivel mundial contra la pesca ilegal o en la persecución del tráfico ilegal de angulas. También consiguió que el Tribunal Supremo dictara la primera sentencia por tratamiento inadecuado de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEEs).

El Seprona es una de las unidades más solicitadas de la Guardia Civil. Incluso, hay agentes que para poder entrar lo han intentado hasta ocho veces.