Sociedad

La sobredosis de drogas, principal causa de muerte en EEUU entre menores de 55 años

Madrid, Otr/Press
22/may/18 16:53 PM
eldia.es

Las sobredosis de drogas es la principal causa de muerte entre los estadounidenses menores de 55 años, a pesar de la guerra lanzada desde la administración del presidente Donald Trump contra la llamada crisis de los opiáceos.

Se cree además que el aumento de fallecimientos causados por las drogas ha generado un retroceso de dos años en la expectativa de vida de los norteamericanos. Los estadounidenses tienen ahora una esperanza de vida 78 años, dos años menos que en 2015. Aunque el dato supone una reducción de apenas una décima en términos porcentuales tiene graves implicaciones ya que es algo que no había ocurrido desde hacía medio siglo.

"Otros países desarrollados en el mundo no están viendo esta tendencia. Su expectativa de vida está subiendo", según llevan advirtiendo desde 2016 en el Centro Nacional de Estadística.

Aunque habitualmente son los países africanos, o aquellos donde existe un conflicto bélico, los lugares donde hay un retroceso en la expectativa de vida, resulta que ahora es la primera potencia mundial la que ve cómo sus ciudadanos reducen sus expectativas de vida. La causa apunta a las drogas, según los expertos.

Si no se revierte la tendencia, 2018 podrían seguir marcando tendencia en el declive de expectativa de vida por tres años consecutivos, algo que no sucede desde la llamada 'gripe española' que aconteció hace un siglo.En los últimos 15 años, los opiáceos farmacéuticos inundaron las calles hasta que un contragolpe desde el Gobierno provocó la desaparición de las líneas de suministro, y un sinnúmero de nuevos adictos finalmente llegaron a la heroína.

En este sentido, el Pablo Escobar de los opiáceos no es una sola persona, sino una amalgama de médicos, cabilderos y legisladores cuyas acciones, a veces involuntariamente, han provocado una de las peores epidemias de drogas en la historia del país, según denuncia la revista 'Rolling Stone'.

No hay nada nuevo acerca de la heroína: lo que ha cambiado es la forma en que se consume y se dispensa. A pesar de la creciente tasa de abuso de opiáceos y sobredosis en Estados Unidos se sigue caracterizando erróneamente la heroína, por lo que se descuida la influencia indeleble que tiene sobre los usuarios.

LA HEROÍNA NO ES SOLO UN POLVO BLANCO

Por lo general, la heroína se presenta en tres formas diferentes en los Estados Unidos: la heroína en polvo se divide en dos subcategorías: marrón y blanco, heroína y alquitrán. Históricamente, el río Mississippi ha sido la línea de demarcación entre los mercados de alquitrán y polvo. La heroína blanquecina, que se origina en el sudeste y sudoeste de Asia, generalmente se considera el tipo más deseable.

El polvo, con sus orígenes en México, a menudo tiene un tono más oscuro y generalmente es menos poderoso. En la costa oeste, la heroína proviene casi exclusivamente de México y América del Sur, y la mayoría de las veces se vende en forma de alquitrán; pequeñas bolas que parecen cerumen negro.

La tercera forma menos común de heroína es la forma de "píldora". Las "píldoras" se refieren a la heroína que a menudo se vende en cápsulas de gelatina y se mezcla con otros polvos, ya sea cocaína, metanfetamina o los adulterantes de heroína más comunes como la lactosa en polvo, la quinina y el laxante para bebés. Las píldoras son generalmente la forma más barata y de menor calidad de esta droga.

EL SÍNDROME DE ABSTINENCIA

A menudo se confunden los síntomas de abstinencia con los efectos de la droga, porque los efectos de la abstinencia son mucho más evidentes que la euforia que produce la droga. Las pupilas dilatadas, sudar, temblar, arrastrarse y vomitar no son signos de estar drogado; son signos de abstinencia de opiáceos.

La guerra contra las drogas amplió las formas en que las personas usan heroína y prepararon el escenario para la crisis de opioides. En los años sesenta y setenta, casi todos los adictos a la heroína eran usuarios intravenosos, pero a medida que aumentaba la pureza de la droga, también lo hicieron los posibles métodos de uso.

Durante la década de 1960, el consumo de heroína aumentó, en parte, debido a que los soldados que regresaban de Vietnam estaban expuestos a la droga en el extranjero, y los traficantes de drogas de los centros urbanos aprovecharon esta oportunidad. En el verano de 1969 el expresidente Richard Nixon declaró su guerra contra las drogas.

Mientras tanto, a los proveedores en Asia les preocupaba perder su distribución y la heroína vendida en los EEUU experimentó un aumento de la pureza en esta época como resultado de esta línea de suministro más directa. Sin embargo, los niveles de pureza pronto se dispararían ya que el mercado de la heroína estaba a punto de volverse competitivo.

Aunque Nixon apuntó a la heroína en la práctica, la guerra contra las drogas está dirigida principalmente a la marihuana. Con la cocaína, la heroína y la marihuana clasificadas como medicamentos de la Lista I, los agentes de la DEA optaron por buscar la más olorosa, voluminosa y conspicua de esas tres sustancias.

Los cárteles de la droga colombianos y mexicanos, que anteriormente habían traficado principalmente con marihuana, cambiaron a un producto que era menos perceptible y que tenía más valor en peso. Irónicamente, fue la propia guerra contra las drogas lo que empujó a los cárteles al negocio de la heroína.

Además, en los años ochenta, el crack apareció casi de la noche a la mañana y, de repente, las autoridades despriorizaron la heroína.La multiplicación por diez de la pureza de la heroína entre 1970 y 1990 convirtió la administración nasal en una opción viable para los usuarios.

Los cárteles mexicanos y colombianos introdujeron la droga a proveedores y usuarios que anteriormente solo habían tratado con cocaína. El nuevo método de uso, más aceptable desde el punto de vista social, hizo que la droga se viera atraída por un grupo demográfico completamente nuevo de consumidores de cocaína modernos, ricos y, a menudo, blancos.

El grupo demográfico que anteriormente había estado más afligido por la adicción a la heroína se alejó deliberadamente de la droga. "Los jóvenes afroamericanos y los jóvenes latinos no consumían heroína porque veían la destrucción que ocurría en sus familias y en sus vecindarios y no querían ir por ese camino", según admite dice Philippe Bourgois, antropólogo cultural.

Mientras tanto, dice, los blancos de la clase trabajadora en áreas rurales se vieron acosados por la pobreza debido a la naturaleza cambiante de la economía estadounidense.

EVITAR EL DOLOR Y LOS OPIÁCEOS

A fines de la década de 1990, las compañías farmacéuticas presionaron exitosamente a la Comisión Conjunta, una organización responsable de acreditar los programas estadounidenses de atención médica, para que aceptara el concepto de dolor como un signo vital.

Antes de eso, el dolor era una consideración secundaria. Pero a partir de entonces, los médicos deberían preguntar y tratar el dolor de sus pacientes. De este modo, en la década siguiente, las ventas de opiáceos recetados en EEUU se cuadruplicaron. Aproximadamente durante el mismo período de tiempo, las tasas de sobredosis se cuadruplicaron también.

Muchos pacientes se convirtieron en adictos y acudían a las urgencias. Otros usuarios optaron por una solución alternativa: cambiar a heroína.Asimismo, la existencia de más ciudadanos dependientes de opiáceos ha continuado beneficiando a la industria farmacéutica, que vende también medicamentos que contrarrestan los efectos de una sobredosis por opiáceos, como la naloxona.

Un total de 46 estados de Estados Unidos han optado por hacer que la naloxona esté disponible sin receta médica y se mantienen las terapias de reemplazo con metadona y subtutex para desenganchar a los adictos, salvar vidas y evitar que siga descendiendo la esperanza de vida en la primera potencia del planeta.