Sociedad
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Venezuela lleva siete días sin carne de vacuno, que ya no se vende leer

Las ballena beluga valoran la cultura y los lazos familiares

Madrid, Europa Press
6/abr/18 11:27 AM
eldia.es
Grupo de ballenas beluga./LISA BARRY, NOAA/NMFS/AFSC/MML

Un detallado estudio de parentesco genético ha sido el primero en revelar que, al igual que las sociedades humanas, las ballenas beluga parecen valorar cultura, raíces ancestrales y vínculos familiares.

La investigacion, liderada por el Instituto Oceanográfico Harbor Branch de la Florida Atlantic University y publicado en PLOS One, ha demostrado que las ballenas de esta variedad estudiads regresaron a los mismos lugares año tras año y década tras década. Estas ballenas no solo saben a dónde ir y dónde no ir, sino que transmiten esta información de una generación a otra.

Esta herencia intergeneracional de hacia dónde ir y cuándo probablemente involucra algún tipo de aprendizaje social de miembros de la misma especie, muy probablemente de la madre a la cría. El estudio establece firmemente la filopatría para la estancia durante el verano y muy probablemente los circuitos migratorios completos como un comportamiento característico de las belugas.

Los hallazgos de este estudio también precisan la estructura fundamental de los componentes básicos de la sociedad de la ballena beluga y proporcionan evidencia convincente de que la cultura migratoria es heredada. Además ayudan a mantener demográficamente poblaciones discretas de ballenas beluga que pueden superponerse en tiempo y espacio. Estas ballenas no solo saben a dónde ir y dónde no ir, sino que también transmiten esta información de una generación a otra.

Habitantes de las aguas árticas y subárticas, las ballenas beluga (que significa "blanco" en ruso), Delphinapterus leucas, pasan sus inviernos y veranos en diferentes lugares donde se alimentan, mudan y cuidan a sus crías. Algunas incluso viajan hasta 6.000 kilómetros cada año. Estos animales altamente sociables a menudo les gusta pasar el tiempo cerca de la costa durante el verano cuando el hielo se derrite, la versión "rompehielos" de una ballena.

Su serie increíblemente sofisticada de repertorios vocales y sistemas acústicos sugieren que son capaces de formar relaciones y grupos muy complejos. Sin embargo, la cuestión de si estos animales y otros no primates son capaces de desarrollar una cultura ha sido debatida durante mucho tiempo, en parte debido a cómo se define la cu ltura y porque son muy difíciles de estudiar en la naturaleza.

"Lo que más nos intrigó fue si determinadas ballenas volvieron al lugar donde nacieron o crecieron y si esto fue un comportamiento heredado", dijo Greg O'Corry-Crowe, autor principal y profesor de investigación. "La única forma de que pudiéramos responder definitivamente a estas preguntas era encontrar y rastrear a parientes cercanos de un año a otro y de una década a otra".

Antes de este estudio, las rutas de migración heredadas culturalmente y los destinos se dedujeron de estudios de diferencias genéticas entre grupos y poblaciones de ballenas, donde las diferencias en el patrón de ADN mitocondrial heredado por la madre sugerían una gran fidelidad al grupo y / o lugar de nacimiento de un individuo. Hasta ahora, la evidencia directa de dicha filopatría era escasa.

El estudio incluyó ballenas de todas las principales áreas de concentración costera en el Pacífico norte en tres áreas geográficas: el Golfo de Alaska, los mares Bering-Chukchi-Beaufort y el mar de Ojotsk. El equipo de investigación utilizó una muestra mucho más amplia y un conjunto de marcadores genéticos que comprendía 1.647 ballenas, abarcando más de tres décadas (1978-2010) y abarcando todas las principales agregaciones de verano costeras en estas áreas geográficas. Analizaron 1.444 muestras para el ADN mitocondrial y ocho loci de microsatélites y analizaron además 203 ballenas rusas del Lejano Oriente de la literatura.

Se descubrió que las ballenas estrechamente relacionadas se agregaban juntas en las zonas de veraneo costeras cada año, y los parientes cercanos se documentaban en los mismos sitios de veraneo hasta con veinte años de diferencia. Los investigadores también encontraron una clara evidencia de dispersión sesgada por el sexo de lo que muestran estudios previos, y documentaron la estabilidad en la migración y el comportamiento de dispersión sobre los marcos ecológicos con notables excepciones.

O-Corry-Crowe señala que el aprendizaje social, el parentesco y el uso tradicional de las áreas de las ballenas beluga proporcionarán a los científicos y administradores de población una mejor idea de cómo esta especie percibe su entorno y cómo van a responder a los cambios en él.

"Los hallazgos de nuestro estudio están ampliando nuestra comprensión de cuán sofisticadas pueden ser las sociedades sin primates y cuán importante es la cultura para la supervivencia de estas especies", dijo O'Corry-Crowe. "Nuestros hallazgos también influirán en nuestro pensamiento en términos de cómo las poblaciones y las especies se adaptarán a los dramáticos cambios ambientales. Hay pocos lugares donde esto sea más urgente que en las regiones polares que cambian rápidamente".