Sociedad

Ataretaco, 33 años de trabajo social e inserción sociolaboral

La Fundación surgió en 1985 para responder a la problemática socioeconómica y cultural originada por el boom demográfico en la conurbación Santa Cruz-La Laguna.
El Día
17/feb/18 6:26 AM
Edición impresa
 

Ataretaco es la Fundación Canaria para la Formación Integral e Inserción Sociolaboral. Creada en 1985, se presenta como nace, como un "proyecto de animación comunitaria en el sector juvenil y de solidaridad con los parados" impulsado, financiado y gestionado por numerosas personas voluntarias que, aglutinadas en torno a Cáritas Interparroquial de Taco, formaban la comisión activante del mismo. El 24 de octubre de 2012, en el marco de su quinta edición, recibieron el premio al Valor Social en Canarias, que promueve Cepsa.

El proyecto beneficiado fue "Bancodejuquetes.com", que sirvió de desahogo a numerosas familias necesitadas para disponer de regalos para sus hijos en las fechas navideñas, material escolar y deportivo al comienzo del curso, acudir a actividades extraescolares o a clases de educación física, adquirir enseres necesarios para sus bebés y otras medidas.

La Fundación tiene por objetivos "avanzar hacia una sociedad más justa, solidaria y corresponsable en la que las acciones sociales, económicas, políticas y culturales estén al servicio de las personas y de las comunidades y en armonía con el medio ambiente, aportando, para ello, un trabajo bien hecho, con transparencia, eficiencia y sostenibilidad". Desde su origen, Ataretaco mantiene su doble línea de intervención, la social y la medioambiental, propiciando la sinergia entre ambas.

Presidida por Pedro Ángel Armas Delgado, la Fundación cuenta con un Consejo de Fundadores integrado por 51 personas físicas y 1 persona jurídica.

Desde la perspectiva social, su intervención se centra en desarrollar estrategias que favorezcan la motivación y fomenten la participación activa de las personas en situación de exclusión social en procesos de inserción sociolaboral y el posicionamiento favorable ante el mercado de trabajo.

La vertiente medioambiental lleva a la Fundación a formar parte de la gestión de residuos desde su Área de Producción y Gestión Ambiental, responsable de la actividad empresarial de Ataretaco, que realiza el transporte, almacenamiento temporal y valorización de residuos peligrosos y no peligrosos. Pero la educación y la sensibilización ambiental es clave para este colectivo, que implanta iniciativas para sensibilizar a la ciudadanía respecto a la conservación, así como a implementar estrategias de desarrollo sostenible.

Desde enero de 2015, Ecatar y Ecoinser son dos empresas de Ataretaco que gestionan parcialmente la Planta Pública de Clasificación Todo Uno del Complejo Medioambiental de Tenerife, en Arico, como empresas subcontratadas de la concesionaria. Previamente, en diciembre de 2013, Selecatar Canarias (una tercera empresa de la Fundación) "se ve obligada a acometer un ERE por cese de la actividad subcontratada" en el mismo recinto público.

La actividad de los voluntarios es esencial para Ataretaco y "se basa en un conjunto de relaciones entre personas físicas (voluntarias y beneficiarias) y personas jurídicas (entidades que prestan los programas de acción voluntaria organizada, entre las que se incluyen la Fundación Ataretaco, y las Administraciones públicas), relaciones reguladas que establecen derechos y deberes de unas y otras".

Otras formas de colaboración que fomenta incluye "hacernos llegar sugerencias, ideas o críticas ; entregándonos tus residuos para reciclar: Ropa, complementos, residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, así como aceite doméstico usado; participando en el voluntariado de la Fundación y haciéndote donante".

Ataretaco tiene su sede central en el Polígono Industrial El Mayorazgo, del área metropolitana, y como asociados a la Consejería de Empleo y Asuntos Sociales, a las dirección generales de Servicios Sociales y de Protección del Menor y la Familia, además de a la Consejería de Educación Cultura y Deportes. Desde la perspectiva insular, cuentan con el apoyo del Cabildo, el IASS, varias consejerías insulares, los ayuntamientos de La Laguna, Santa Cruz de Tenerife, El Rosario y Arico, la Universidad de La Laguna y empresas para prácticas, formación y comercialización de la producción.